AGENCIA REFORMA / NTRZACATECAS.COM
AGENCIA REFORMA / NTRZACATECAS.COM

CULIACÁN, SIN.- El Presidente Andrés Manuel López Obrador defendió su estrategia de «abrazos, no balazos» para combatir a la delincuencia, pues consideró que es más eficaz apoyar que disparar.

«Nosotros tenemos una concepción distinta, cuando dije: ‘abrazos, no balazos’, hasta se burlaron y todavía, pero les vamos a demostrar que es más eficaz, más humano, enfrentar el problema de la inseguridad atendiendo a las causas que originan la violencia, es un desafío, es un reto, pero vamos a lograr salir adelante», dijo el Mandatario federal desde Culiacán.

«Llevamos tiempo y se está consolidando todo ese plan para el bienestar de la gente, que los jóvenes tengan opciones, que no los enganchen, que no formen parte del ejército de reserva para la delincuencia», declaró.

El tabasqueño dijo que, debido a eso, el Gobierno ha invertido en Sinaloa en programas del Bienestar para que los jóvenes tengan opciones de trabajo.

«Para que se tenga una idea de cómo la estrategia nuestra es distinta, no se puede enfrentar la violencia con la violencia, no se puede y no funciona y no es humano enfrentar el mal con el mal, el mal hay que enfrentarlo haciendo el bien», reiteró.

El jefe del Ejecutivo presumió los apoyos que se entregan en Badiraguato, cuna de los capos de la droga como Joaquín Guzmán Loera, Rafael Caro Quintero y Ernesto Fonseca Carrillo.

Subrayó, por ejemplo, que en ese Municipio opera la Universidad Benito Juárez, esquema que impulsa su Gobierno.

«En Badiraguato», aseguró, «se está invirtiendo como nunca se había hecho».

En plena veda electoral por la consulta popular, López Obrador destacó los apoyos sociales a estudiantes, adultos mayores y campesinos.

«Esto nunca había sucedido».

En conferencia mañanera, consideró que su estrategia no gusta a los conservadores, pues tienen una mentalidad autoritaria.

«No les cuadra, no les gusta, porque apuestan mucho al ojo por ojo y diente por diente, a que nos quedemos tuertos todos y chimuelos», dijo.

 

Presume conciencia tranquila por ‘Chapito’

El Presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que tiene la conciencia tranquila por haber ordenado la liberación de Ovidio Guzmán López, «El Ratón».

«Tengo mi conciencia tranquila», aseguró.

El Mandatario federal enfatizó que tomó esa decisión porque no quizo arriesgar al pueblo.

«No quisimos la violencia».

«Nos criticaron mucho cuando se dio la orden de dejar en libertad al hijo de Guzmán Loera, aquí en Culiacán, yo tomé la decisión», señaló en conferencia matutina.

El jefe del Ejecutivo afirmó que con esa decisión se evitó que 200 personas perdieran la vida.

«Porque cuando pedí el informe de lo que podía haber sucedido, iban a perder la vida más de 200 inocentes, según la estimación que se hizo en ese momento».

«Y dije: no», enfatizó.

La detención de Ovidio Guzmán el 17 de octubre de 2019 la hizo un comando élite del Ejército que desde 1994 ha detenido a 663 delincuentes. La hizo sin disparar un solo tiro.

El comando militar, perteneciente al Grupo de Análisis de Información del Narcotráfico (GAIN), capturó a Guzmán López en su domicilio de Tres Ríos, donde se encontraba con su familia.

En un video difundido entonces por el Gobierno federal se observó que «El Ratón» no opuso resistencia.


Los comentarios están cerrados.