REFORMA
REFORMA

El Gobernador de Yucatán, Mauricio Vila, informó que fueron capturados los policías municipales de Mérida, presuntos responsables de la violación y asesinato del joven José Eduardo Ravelo Echavarría.

«Aplicaremos la ley hasta las últimas consecuencias», informó en sus redes sociales.

«En nuestro Estado no hay espacio para la impunidad y se hará justicia con todo el peso de la ley», advirtió.

Reiteró que los familiares del joven de 23 años originario de Veracruz son atendidos por la Comisión Estatal de Atención a Víctimas, además de que la Fiscalía de Yucatán investiga los hechos.

La madre de José Eduardo denunció que fue detenido el pasado 21 de julio por policías municipales de Mérida quienes lo violaron y golpearon, lo que le provocó la muerte el 3 de agosto.

La Fiscalía General de Yucatán abrió una investigación por el abuso sexual de elementos municipales de Mérida contra el joven originario de Veracruz.

En un comunicado el Gobierno estatal informó que recibió la denuncia y comenzó la judicialización del caso.

«Ya se llevan a cabo las indagatorias correspondientes para dar con el o los responsables de estos lamentables hechos», indicó.

También aseguró que la Comisión Ejecutiva Estatal de Atención a Víctimas (Ceeav) inició el protocolo de atención a la señora Dora, madre de José Eduardo, ella «aceptó el apoyo y se le brindará ayuda a la familia en lo relacionado al traslado del cuerpo, al tiempo que continuará con las labores de seguimiento correspondiente».

La noche de este viernes el director Jurídico de la Secretaría General de Gobierno, Gabriel Puc Maldonado, recibió en Palacio de Gobierno a la madre de la víctima para ratificar la denuncia ante la Fiscalía.

José Eduardo Ravelo Echavarría fue detenido el pasado 21 de julio por policías municipales de Mérida.

La madre del joven informó este viernes que su hijo se comunicó con ella un día después de la agresión y le contó que abusaron de él en la patrulla y luego en la cárcel.

«En un video se ve, según me dijo el abogado de la Fiscalía, que cuando estaba adentro (de la cárcel) se escuchaban gritos y nadie lo ayudó», relató a medios locales.

El joven fue internado hasta el 3 de agosto, día en que falleció.

Con todo y el ataúd, María y su otro hijo protestaron frente al Palacio de Gobierno para exigir justicia.


Los comentarios están cerrados.