SAUL ORTEGA Y FRANZELY REYNA/NTRZACATECAS.COM
SAUL ORTEGA Y FRANZELY REYNA/NTRZACATECAS.COM

El obispo de la Diócesis de Zacatecas, Sigifredo Noriega Barceló, destacó que los templos pertenecientes a la misma permanecerán abiertos con las indicaciones de las autoridades de salud, a pesar de que el estado pase por la tercera ola de COVID-19.

Recalcó que “los contagios no se dan en los templos, pero se están dando en otros lugares que han sido detectados y, sobre todo, en personas que no están vacunadas”.

Noriega Barceló detalló que las medidas que han tomado es la disminución del aforo, pues fue una petición del sector salud, por lo que se encuentran a 50 por ciento de su capacidad, y las celebraciones eucarísticas se realizan como máximo en 45 minutos, por tratarse de espacios cerrados.

“Nosotros continuaremos de esa manera, porque consideramos que es la forma en la que podemos ayudar a muchísima gente que en estos momentos necesita del apoyo espiritual”.

El obispo destacó que, además, durante esta tercera ola de COVD-19 las personas son más conscientes sobre la enfermedad y se cuenta con un punto a favor que es la vacunación.

El obispo dijo que es su trabajo ayudar a la gente de manera presencial y a través de los medios digitales, porque necesitan atención “es como la iglesia nos estamos haciendo presentes”.

El mensaje que envió el obispo a los zacatecanos fue a mantener la esperanza, ya que es un trabajo que toda la sociedad está haciendo, “no se vale pensar en el bien particular, sino en el bien común de la salud”.

“Tenemos que poner nuestra parte, para contener esta situación sanitaria y finalmente tenemos que hacernos responsables de todos, no es justo que volvamos atrás en el semáforo epidemiológico”, finalizó.


Los comentarios están cerrados.