KAREN CALDERÓN / NTRZACATECAS.COM
KAREN CALDERÓN / NTRZACATECAS.COM

El director del Hospital de Especialidades en Salud Mental, Roque Edmundo López García, declaró que los niños presentan trastornos de sueño, esto como una consecuencia de la pandemia por COVID-19 y la pérdida de hábitos para dormir a una hora estipulada.

Refirió que los pequeños se están acostumbrado a rutinas de una persona adulta, es decir, dormir después de las 23 horas y despertarse pasadas las 10 horas del día siguiente.

Esto generan malas condiciones de sueño y un menor rendimiento durante el día porque los horarios son irregulares.

Ante el regreso a clase el próximo 30 de agosto, sea de manera presencial o virtual, los padres de familia deben retomar hábitos para mejorar el rendimiento de los pequeños, es decir, estipular horarios de dormir, además de realizar descansos durante el día no superiores a 30 minutos.

Además de implementar actividades para que los pequeños se mantengan activos y retomen su rutina de sueño conforme a su edad por la noche, pues lo que ellos requieren es de 8 a 10 horas de descanso.

“Las actividades deben programarse durante el día, es decir, las actividades escolares, clases complementarias, comidas, tareas y actividades cotidianas, para que el niño se vaya a dormir a las 20 horas”, recomendó López García.

Estas actividades deben implementarse, ya que se trata de un proceso paulatino, para que el cuerpo del niño se adapte y no se convierta en un cambio que pueda traer consecuencias.

 


Los comentarios están cerrados.