ABRIL SOLÍS / NTRZACATECAS.COM
ABRIL SOLÍS / NTRZACATECAS.COM

FRESNILLO. Fallecieron siete personas por contagio de COVID-19 en El Mineral durante el fin de semana. A pesar de que no todas son originarias del municipio, el Departamento de Sanidad supervisa a las funerarias en el manejo de cuerpos.

El jefe del área, Rubén Rentería Elizalde, detalló que en las últimas semanas ha incrementado el número de muertos. Mientras que en meses anteriores duraban hasta quince días sin recibir ningún deceso por COVID-19, en las semanas recientes no pasa ni un día sin que haya uno.

Por esto, el departamento revisa que las funerarias cumplan con los protocolos para evitar más contagios y prácticas indebidas, como la que se detectó en los primeros meses de la pandemia: llevar a los difuntos a colonias y comunidades.

Rentería Elizalde explicó que los decesos no son solo de fresnillenses, sino también de oriundos de Valparaíso, Sombrerete y hasta San Luis Potosí; es decir, se tienen también de otros municipios de la jurisdicción sanitaria y de la región, que reciben atención en el Hospital General de Fresnillo (HGF).

Las supervisiones consisten en revisar cómo las funerarias manipulan los cadáveres, que el personal cuente con el equipo adecuado, que se dirijan directo a la cremación o inhumación para impedir velaciones y no exponer a la población a más contagios.

El departamento aplicó una nueva medida: la ropa que utilizan los familiares cuando reconocen los cuerpos debe ser desechada en contenedores especiales que deben resguardarse.

Rubén Rentería aseguró que la situación es preocupante y exhortó a la población a seguirse cuidando para evitar mayores brotes.

“Todo depende de la ciudadanía, no solo de los servicios de sanidad o de gobierno, sino que cada quien somos responsables de nuestra salud”, concluyó.


Los comentarios están cerrados.