AGENCIA REFORMA / NTRZACATECAS.COM
AGENCIA REFORMA / NTRZACATECAS.COM

Las tres especies de cocodrilos que existen en México viven en algunas Reservas de la Biosfera del sureste del país. Conócelos.

Son los reptiles más grandes del planeta, excelentes nadadores e incluso trepadores de árboles. Así son los cocodrilos. Junto con las aves, son los parientes vivos más cercanos a los dinosaurios, de acuerdo con la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp).

Aunque habitan en varias entidades del País, son reconocidos en las Reservas de la Biosfera, categoría que puede ostentar un Área Natural Protegida (ANP) que alberga comunidades que viven de actividades sustentables sin poner en peligro el valor ecológico del sitio.

Conoce cinco de estos lugares que son hogar del depredador prehistórico.

Primero… ¡conócelos!

México es hogar de tres de las 23 especies de cocodrilos del planeta. Estos reptiles surgieron hace más de 240 millones de años en la Tierra.

 

Cocodrilo de pantano

El cocodrilo de pantano (Crocodylus moreletii) puede superar los 4 metros de longitud. Su color varía del pardo oscuro hasta el negro. En su hocico alargado presenta mandíbulas fuertes. Son territoriales. Su hábitat son las costas del Golfo de México.

 

Cocodrilo de río

El cocodrilo de río (Crocodylus acutus) mide hasta 4 metros. Es conocido por su coloración grisácea con vientre amarillo sin manchas y por su hocico notablemente largo. Puede hacer cuevas para refugiarse y guardar sus alimentos. Viven tanto en las costas del Pacífico como en las del Golfo de México.

 

Caimán

El caimán de anteojos (Caiman crocodilus chiapasius) mide unos 2.5 metros, es de color café suave o amarillento y, a diferencia de los otros dos, tiene una cabeza más ancha y corta. Su trompa es más redonda. Vive en Chiapas y en Oaxaca.

 

Ahora sí… ¡conoce las reservas!

Banco Chinchorro

A unos 30 kilómetros de las costas de Mahahual, en Quintana Roo, se encuentra la Reserva de la Biosfera Banco Chinchorro, que forma parte del Arrecife Mesoamericano. Aquí viven casi 800 especies de flora y fauna, incluido el cocodrilo de río.

Aparte de la observación de animales y plantas, también se puede practicar buceo y snorkel en esta ANP, pero deben realizarse con extremo cuidado para evitar la introducción de especies invasoras, dado que sus arrecifes son de los mejor conservados en la región.

 

Lacan-Tun

La Reserva de la Biosfera Lacan-Tun, ubicada en Chiapas, es una de las varias ANPs que conforman la Selva Lacandona, una de las zonas más importantes de biodiversidad para México. Son muchos los animales representativos del sitio, como el jaguar y el mono araña, pero en sus aguas destacan el cocodrilo de río y el cocodrilo de pantano.

La Selva Lacandona ofrece un área grande para las aves que requieren amplias extensiones de bosque tropical, como la guacamaya roja y el zopilote rey. Además, en ella cae casi un tercio del agua dulce del País.

 

La Encrucijada

Al sur de Chiapas se localiza la Reserva de la Biosfera La Encrucijada, que se caracteriza por sus manglares, ríos, lagunas costeras, esteros y canales, que permiten el intercambio de las aguas continentales con las del mar. Es hogar tanto del caimán como del cocodrilo de río.

Aquí viven 544 especies de animales, como el oso hormiguero y la boa constrictor. El ecoturismo está permitido e incluye actividades de recorridos y visitas guiadas, así como servicios de hospedaje, siempre que sean de bajo impacto ambiental.

 

Pantanos de Centla

El área más amplia de humedales de Norteamérica es la Reserva de la Biosfera Pantanos de Centla, localizada en Tabasco y Chiapas. Su gran riqueza biológica se debe a que cuenta con esteros, dunas, marismas, manglares y otros ecosistemas que albergan peces, moluscos, insectos, reptiles y plantas.

Entre sus huéspedes están el cocodrilo de pantano, el manatí y la cigüeña jabirú, el ave más grande de México. Sus canales pueden recorrerse a bordo de embarcaciones turísticas que conocen bien restaurantes para degustar platillos típicos de la región.

 

Ría Lagartos

Yucatán y Quintana Roo comparten la Reserva de la Biosfera Ría Lagartos, donde confluyen las aguas del Golfo de México y del Mar Caribe. Es el sitio preferido por cientos de flamencos rosados, pues ahí anidan y dan a luz a sus crías.

El cocodrilo de pantano también disfruta esta zona de lagunas rodeadas por manglares, que ofrece actividades de observación de flora y fauna, senderismo interpretativo, paseos en lancha y en kayak.

Foto Cortesía Reforma


Los comentarios están cerrados.