REDACCIÓN / NTRZACATECAS.COM
REDACCIÓN / NTRZACATECAS.COM

CIUDAD DE MÉXICO.- A pesar de la pandemia, aumentaron los empleos generados por la minería en México. En el primer semestre de 2021 se generaron 40 mil 895 nuevos empleos directos, alcanzando un total de 408 mil 830 empleos directos y más de 2 millones indirectos. El ingreso en el campo laboral de la minería es 36% superior al promedio nacional según datos del Instituto Mexicano del Seguro Social.

La Cámara Minera de México (Camimex) presentó su Informe Anual 2021. En videoconferencia de prensa, Fernando Alanís Ortega, presidente de la Camimex, acompañado por Efraín Alva, titular de la Unidad de Coordinación de Actividades Extractivas de la Secretaría de Economía, presentó los datos más relevantes del sector minero en 2020 y el contexto actual por el que atraviesa el sector.

Durante la presentación, Fernando Alanís hizo hincapié en el impulso que ha dado la minería a la recuperación económica del país y en la importancia del sector para toda la cadena industrial. “A pesar de la difícil situación que está atravesando el mundo por la pandemia del COVID-19, las empresas mineras no han dejado de generar trabajos estables, de calidad y con salarios 36%
superiores al promedio nacional”, aseguró.

Otro punto relevante es que, pese a las condiciones extraordinarias provocadas por la pandemia, el sector minero invirtió 3 mil 532.62 millones de dólares en 2020. Aunque esta cifra significa 24% menos que en 2019, esto lo ubica como un sector que continúa trabajando por reactivar la economía.

Durante 2020, la minería pasó del séptimo al quinto sitio como actividad generadora de divisas, desplazando al petróleo y al turismo debido a la realidad que impuso la pandemia de COVID-19.

“Debemos de tener muy claro que la minería está estrechamente vinculada dentro de las cadenas de suministros de actividades declaradas como esenciales como lo son la industria química, alimentación, eléctrica, acero, de la construcción de infraestructura esencial para el país, hospitalaria y médica, así como con la fabricación de insumos y herramientas tecnológicas para la salud. Estamos de pie con México para aportar a la recuperación económica”, afirmó Alanís.

Sin embargo, el presidente de la Camimex acotó que, para continuar con el impulso, la industria mexicana requiere de inversiones a largo plazo y de seguridad jurídica mediante reglas claras y correctamente articuladas en todas sus leyes, reglamentos y normas.

Por su parte, Efraín Alva, titular de la Unidad de Coordinación de Actividades Extractivas de la Secretaría de Economía, señaló que “las condiciones están dadas para invertir y México necesita esas inversiones. Trabajaremos juntos para que se materialicen. Hay que capitalizar lo que se obtuvo el año pasado con el reconocimiento de la minería como actividad esencial. La discusión que llevó a ese importante logro sirvió para concientizar a muchos actores sobre el papel de esta industria y sobre la importancia de fomentarla y apoyarla. Lo más valioso fue constatar lo que se logra cuando trabajamos juntos industria y gobierno”.

Asimismo, Karen Flores Arredondo, directora general de la Camimex, destacó las acciones que se implementaron durante la pandemia para cuidar a los colaboradores y comunidades mineras: “la prioridad de las empresas mineras afiliadas a la CAMIMEX siempre ha sido la seguridad de sus colaboradores y comunidades. Es por ello que se implementaron estrictos protocolos sanitarios en colaboración con las autoridades federales y estatales. También se instaló una red epidemiológica entre las unidades mineras para dar seguimiento puntual a los protocolos”.

Además, señaló que en colaboración con autoridades se establecieron filtros sanitarios y se realizaron donaciones de material y equipo médico para que los centros médicos pudieran atender a las comunidades.

En 2020 el PIB minero-metalúrgico representó el 8.3% del PIB industrial y 2.3% del nacional. Asimismo, las aportaciones fiscales de la minería por concepto de ISR, Derechos superficiales y nuevos derechos alcanzaron en 2020 un total de 30 mil 374 millones de pesos.

El informe también puntualiza, con información de la Secretaría de Economía, que el 8.59% del territorio mexicano se encuentra concesionado para la minería, pero realmente sólo en el 0.10% se realizan actividades productivas.

A nivel mundial, el informe señala que debido a los cierres de fronteras y limitaciones logísticas derivados del COVID-19, la industria minera mundial experimentó una contracción de 3.3% en 2020.

Los precios de los metales mostraron una tendencia de crecimiento en 2020, mínima en el caso de los metales base, con un crecimiento de 1% con relación a 2019, y significativa en el caso de los metales preciosos, con una tasa de 26.6 por ciento.

 

 


Los comentarios están cerrados.