AGENCIA REFORMA / NTRZACATECAS.COM
AGENCIA REFORMA / NTRZACATECAS.COM

El país enfrenta retrocesos en indicadores democráticos pese a la alternancia política registrada en 2018, concluye el Índice de Desarrollo Democrático de México 10 años: Evaluación y Retos de la Democracia, elaborado por organizaciones internacionales y nacionales junto con el INE.

«Aunque el desarrollo democrático está en marcha y ha logrado avances sustanciales, nuestra transición democrática tropieza aún con graves problemas a resolver en los últimos años. Se han tomado decisiones políticas que cuestionan de alguna manera la idoneidad de nuestras instituciones electorales, así como la existencia y las atribuciones de gran parte de los organismos sociales autónomos.

«Podemos decir que en los últimos dos o tres años, por contrapartida a la transición democrática se puede estar generando una regresión populista», resumió el presidente de la organización CEPOS, Arturo German.

Agrupaciones como Konrad Adenauer Stiftung, Usem, PoliLat, INE y CEPOS, aseguran que la democracia vive su mejor momento en estados como Yucatán, Baja California Sur, Aguascalientes y Querétaro, y su peor escenario en Guerrero, Morelos, Veracruz, Michoacán, Oaxaca y Chiapas.

Las mediciones se efectuaron en cuatro rubros, y la escala fue del cero al 10 mil, que es el puntaje más alto.

El primero es democracia de los ciudadanos. Se afirma que los derechos políticos tuvieron su mejor momento en el 2015 y 2018, pero los dos siguientes años ha ido en descenso; la participación ciudadana ha mostrado una estabilidad con puntos de hasta 6 mil; en inseguridad ha crecido el impacto; y las libertades civiles han caído desde el 2015.

En democracia de las instituciones, desde el 2018, los ciudadanos ven mayor corrupción e impunidad, además de que la libertad de prensa también muestra una situación regular.

Mientras que en desarrollo social y económico las cifras tampoco son buenas, pues en pobreza, por ejemplo, el puntaje es de 6 mil, en ingreso per capital es de 3 mil, y en autonomía financiera 2 mil.

Los expositores coincidieron en que el desarrollo democrático debe acelerar el paso, pero hacerlo sin conflictos ni denostaciones, por lo que no puede retroceder, sino fortalecerse.

Sin mencionar al Presidente Andrés Manuel López Obrador o a su partido, Morena, el director de la Fundación Konrad Adenauer en México, Hans Blomeier, afirmó que para superar esta situación, deben superarse la polarización que vive el País.

«Es una característica que vemos en muchas democracias al rededor del mundo, esta polarización en lenguaje y las brechas en la realidad, que son las que ponen en jaque a la democracia», dijo.

Por su parte, el presidente del INE, Lorenzo Córdova, afirmó que el estudio muestra que en el rubro electoral sí se garantiza el voto libre.

«Son las otras dimensiones de la democracia que podríamos frasear como las promesas incumplidas del proceso de transición a este régimen de gobierno, a la democracia, las que todavía presentan síntomas ominosos, son la pobreza, son la desigualdad, son la corrupción, la impunidad en suma, la fortaleza del Estado de derecho, la violencia y la inseguridad en donde todavía tenemos mucho por hacer y en donde deberíamos, si logramos trascender esa especie de miopía de estar metido en esta noria electoral, a donde deberíamos enfocar nuestros esfuerzos», argumentó.

Foto Cortesía Reforma


Los comentarios están cerrados.