AGENCIA REFORMA/NTRZACATECAS.COM
AGENCIA REFORMA/NTRZACATECAS.COM

A nivel mundial, nueve de cada 10 personas respiran aire contaminado, resaltó la Organización de las Naciones Unidas (ONU) al conmemorar el Día Internacional del Aire Limpio por un Cielo Azul.

En 2019, se designó al 7 de septiembre para celebrar esta efeméride, cuyo tema este año es «Aire saludable, planeta saludable» para destacar los efectos de la polución en la salud, en especial durante la pandemia del Covid-19.

Conoce siete datos clave.

1. Causa millones de muertes
La contaminación del aire provoca cerca de 7 millones de muertes prematuras en todo el mundo, de acuerdo con António Guterres, secretario general de la ONU; 600 mil de ellas corresponden a niños.

La mayoría de las muertes ocurren en países de ingresos bajos y medios, así como en los barrios más pobres de los países ricos. La pobreza obliga a las personas a vivir cerca de fuentes de contaminación, como carreteras y fábricas, y a quemar combustibles para cocinar, alumbrar o calentarse, explicó el diplomático.

2. Enferma a las personas y al planeta
El aire contaminado representa una amenaza letal para las personas, pues propicia enfermedades del corazón y de los pulmones, así como accidentes cerebrovasculares. Asimismo, está relacionado con diabetes, demencia y bajos niveles de inteligencia. Una de cada 10 muertes prematuras del mundo está vinculada a esta situación.

También afecta al medio ambiente porque disminuye el suministro de oxígeno en los océanos, por lo que dificulta el crecimiento de las plantas, y contribuye a agravar la crisis climática.

3. Prolifera por actividades humanas
Cinco actividades humanas son responsables de la mayoría de la contaminación del aire: la agricultura, el transporte, la industria, los residuos y los hogares. Uno de los gases más peligrosos, el metano, se emite durante procesos agrícolas y ganaderos, y al quemar desechos. Causa asma y es un poderoso gas de efecto invernadero.

El costo por las condiciones de salud que provoca el aire contaminado está estimado en un billón de dólares al año en todo el planeta.

4. Carece de prioridad
A pesar de sus daños, la contaminación del aire no es una prioridad para muchos países, de acuerdo con la ONU, pues un reporte sobre políticas públicas que realizó el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) reveló que el 43 por ciento de países no cuenta con una definición legal de «contaminación del aire».

Además, casi un tercio aún no adopta estándares obligatorios de calidad del aire en exteriores, según el análisis de 194 países y la Unión Europea.

5. Mejora a paso lento
Aunque las políticas públicas para mejorar la calidad del aire aumentaron en los últimos cinco años, los niveles de contaminación permanecen altos. Según el PNUMA, 124 países cuentan con estándares nacionales al respecto, como implementar regulaciones a la emisiones de vehículos, promover el uso de cocinas limpias y regular estrictamente la quema de desechos.

Lograr reducir la contaminación requiere que se apliquen estas políticas y regulaciones, un financiamiento más sustancial, un monitoreo más extenso y capacidades más sólidas.

6. Carece de recursos
Menos del 1 por ciento del financiamiento para el desarrollo se destina a combatir la contaminación del aire, señala un informe de Clean Air Fund (CAF). De hecho, algunos fondos empeoran la polución porque los proyectos de combustibles fósiles reciben 21 por ciento más recursos.

Según la organización, invertir en estas iniciativas exacerba los problemas que debería atender este tipo de financiamiento, puesto que la pobre calidad del aire es una emergencia de salud pública y planetaria.

7. Afecta a casi un tercio en México
El 30 por ciento de las personas que viven en México están expuestas a aire que contiene contaminantes por encima de los límites recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Así lo revela una nueva calculadora de exposición a la contaminación del aire desarrollada por el PNUMA y IQAir, una firma de tecnología sueca, que ofrece datos en tiempo real sobre las partículas suspendidas PM2.5, que pueden generar cáncer de pulmón.

Foto Cortesía Reforma


Los comentarios están cerrados.