NATALIA PESCADOR / NTRZACATECAS.COM
NATALIA PESCADOR / NTRZACATECAS.COM

VILLASECA DE LA SAGRA. Diego San Román, Jorge Martínez y Manuel Perera hicieron el paseíllo, este lunes, en la segunda de la Feria del Alfarero de Oro en la localidad toledana de Villaseca de la Sagra, en la que se lidió un encierro de Jandilla, siendo el lote del queretano el más complicado; aún, así, la actitud, el valor y su toreo con mucha verdad estuvieron por encima de sus oponentes para ser ovacionado.

Por su parte, Jorge Marínez y Manuel Perera pasearon una oreja, respectivamente.

La quietud de San Román se estrella contra el apagado primero

Regresaba Diego San Román a este coso en la que fue triunfador en 2019 antes de la pandemia, por lo que la exigencia era máxima para el mexicano que tuvo un buen inicio de capa con el primero de la tarde.

Fueron de espanto las gaoneras al astifino de Jandilla, un animal con el que saludó en banderillas Bejarano, tras tres aplaudidos pares.

A milímetros de la taleguilla fueron los péndulos de Diego a un incierto animal que se vino soberanamente abajo después de que descubriese el torero en una serie y a punto estuvo de ser herido.

Tiró de valor Diego, que se vio imposibilitado ante tal animal. Manoletinas de cierre, una metisaca, media estocada y silencio.

Arrimón de órdago de San Román ante el aplomado cuarto

Le meció con gusto el capote a la verónica San Román al hondo cuarto, animal que se arrancaba de lejos y al que José Otero pareó de forma brillante.

De rodillas fue un inicio de obra de conexión y, tras ello, le dio distancia al novillo en el cite y le respondió con codicia, pero echó la persiana a partir de la segunda serie.

Cesó la música y se dio un arrimón de órdago el queretano. Lo prendió sin consecuencias aparentes en las bernadinas finales y mató de estocada entera. Ovación.

Festejos

Plaza de toros de Villaseca de la Sagra, Toledo. Segunda del Alfarero de Oro. Novillada con picadores. Lleno en el aforo permitido.

Novillos de Jandilla. Aplomado y muy a menos el primero; manso de libro el rajado segundo; emotivo en la arrancada y con recorrido el buen tercero; con codicia inicial pero luego aplomo el cuarto; con calidad humilladora la del buen quinto, aplaudido en el arrastre; protestón el sexto.

Diego San Román, silencio y ovación.

Jorge Martínez, vuelta al ruedo y oreja.

Manuel Perera, oreja y silencio.


Los comentarios están cerrados.