NATALIA PESCADOR / NTRZACATECAS.COM
NATALIA PESCADOR / NTRZACATECAS.COM

El matador Román Martínez podría presumir que tuvo mucha suerte tras su actuación en La Plaza San Marcos, en donde estuvo poco menos de dos minutos, debido a que un toro de Espíritu Santo le echo al aire y al caer le dislocó el codo del brazo derecho.

Se pensó lo peor, pero serán varias semanas de espera las que tendrá que aguantar, además de la rehabilitación para darle estabilidad al codo y poder proseguir con su carrera.

Son tres años de haber tomado la alternativa, pero en realidad ejerció la mitad, ya que la pandemia lo frenó.

Sin embargo, en Perú encontró un nicho de mercado en donde ha ido y venido, y existen planes durante este 2021 para actuar por aquellas tierras.

De esta forma, el oriundo de Yahualica, Jalisco se alista para los retos y compromisos que se le avecinan, una vez superadas las lesiones.

 

 


Los comentarios están cerrados.