CUQUIS HERNÁNDEZ / NTRZACATECAS.COM
CUQUIS HERNÁNDEZ / NTRZACATECAS.COM

TLALTENANGO DE SÁNCHEZ ROMÁN. El diputado federal Miguel Ángel Varela Pinedo consideró que lo dicho por el oficial Mayor del ayuntamiento, Jorge Eduardo Reynoso Carlos fue porque actuó como lo hacen los borrachos, que siempre hablan de más y, “por mucho que digamos la verdad”, también borracho “se dicen cosas que ni siquiera van con el tema, nomás por presumir”.

Por tanto, sobre lo que habló en estado inconveniente Reynoso, Miguel Varela no quiso abundar ya que no es el momento preciso, ya que con pruebas documentales demostrará que no fue como él dijo las cosas.

“Pues se trata de una borrachera que tuvieron el día 6 de junio, él borracho fue a cocorearlos; le tendieron un cuatrote y cayó”, y se sabe, dijo, “que los borrachos siempre hablan de más… y dicen la verdad”.

Pero, como persona, pidió reconocer que en campaña todo se vale y todos hacen operación política; “como político se lo digo, las cifras que mueven que manejan son totalmente falsas, inciertas, no hay nada real en los números que ahí maneja y demás, yo no tengo nada qué esconder”.

Le soy muy franco, añadió, el error fue de él, el tema mediático es contra él. “¿Me involucra?, sí, sí me involucra; ya en su momento yo habré de tener y con documentos en mano, la muestra de lo contrario”.

Ahora, por lo pronto, “no damos entrevista”, pues dijo responderá hasta presentar las pruebas documentales que lo exculpen sobre el asunto.

Cabe mencionar que el oficial mayor habla de la compra de cámaras de vigilancia que se iban a adquirir por 4.5 millones de pesos y él alardea de que le exigió 1 millón de pesos para firmar, lo que al final no hizo, aunque Miguel Varela se ofendió: “pero no firmé”.

En un video posterior que dio a conocer, Eduardo Reynoso se disculpó, “es de hombres reconocer la verdad, no sé ni por qué lo dije; fue el calor del momento”, en referencia a la adquisición de cámaras de seguridad.

Aceptó que no debió estar en casa del ex presidente Martín del Real del Río, quien esta vez quiso contender nuevamente en busca de la presidencia. “En el calor de las copas, ya era de madrugada, estuve en casa de don Martín”, dijo.

Con él estaban personas afines como Francisco Pinto, otro político, así como Grisel Huizar, donde con ellos, “en un momento inoportuno, no debí estar ahí, ni hablar de lo que hablé porque prácticamente son mentiras” y la que dio fue información informal, es decir, “prácticamente una borrachera”.

Por ello lamentó que Martín del Real y las personas que le acompañaban quisieran sacar provecho de un momento de convivencia “cotorreando, como se dice, y lo hagan un tema público y político, queriendo destrozar políticos que se han hecho con trabajo” como su amigo de toda la vida, Miguel Varela».

Por ello, aseguró que ya interpuso una demanda en contra de lo ocurrido ya que, consideró, fue un abuso de confianza, posiblemente de Martín del Real, ya que estuvieron en su casa, por lo que en la demanda se solventan correctamente las pruebas de que todo lo que se dijo son mentiras y “que no hubo desvíos”.

“Toda esa borrachera es prácticamente mía, lo asumo, es de caballeros” y pensó que también estaba entre ellos por lo que, reiteró que asume su error y ofreció una disculpa pública esperando se entienda el contexto. Asimismo pidió a todos no dejarse guiar “por esta política barata”.


Nuestros lectores comentan