EL FINANCIERO
EL FINANCIERO

El secretario de Hacienda, Rogelio Ramírez de la O, afirmó que sí es factible que se logre la tasa de crecimiento de la economía mexicana de 4.1 por ciento en 2022 propuesta en el Paquete Económico, ya que se extenderá el impulso del presente año y también debido a que la economía cuenta con tres impulsores: el fortalecimiento del mercado interno, mayor inversión en la manufactura y la inyección fiscal en Estados Unidos.

En entrevista con El Financiero, indicó que la recuperación económica desde la segunda mitad de 2020 ha sido fuerte y procíclica y se ha extendido hasta el presente año.

Esta dinámica, dijo, está llevando a varias empresas, sobre todo en la manufactura mexicana, a mayores niveles de uso de capacidad, donde necesitan más inversión. “Los empresarios de parques industriales y de aprovisionamiento de uso industrial ya están en niveles muy altos de su capacidad instalada y todos prevén todavía una mayor demanda externa e interna y mayor crecimiento para los siguientes años”, apuntó.

El funcionario agregó que el gasto de inversión para los proyectos del sureste está aumentando porque iniciaron de un nivel bajo por ser proyectos nuevos, y en 2022 estarían adquiriendo un mayor nivel, a lo que se suma la inversión impulsada por la demanda externa.

El titular de Hacienda destacó que la economía cuenta con una combinación de demanda foránea que ha impulsado la inversión en las manufacturas y al mismo tiempo hay un apoyo por la inyección fiscal en Estados Unidos, que tiene un impacto no solamente en 2021, sino que se va a extender a 2022.

Nuevos motores

Aseguró que en la etapa inicial de la recuperación había un solo motor que era la demanda externa, “ahora vemos que hay tres impulsores por el lado de inversión, además tenemos el fortalecimiento del consumo interno, que viene impulsado por el aumento de los salarios reales, de la nómina real, y por la recuperación de empleo en términos agregados”, lo que apuntalaría las estimaciones de la dependencia que están por encima del consenso.

“Muchos piensan que la recuperación se limitará al 2021, pero no se dan cuenta que también hay extensión de este impulso hacia 2022”, enfatizó. Recordó que el consenso ha estado revisando las tasas de crecimiento del PIB al alza desde que inició la recuperación.

El secretario dijo que sí hay elementos para sustentar el crecimiento en la recaudación de impuestos de 2022, debido a que hay un cambio estructural por una mejor fiscalización. “Esto se facilita porque el actual gobierno no está mezclando los intereses de los funcionarios con los de las empresas”.

Acerca de las medidas de simplificación fiscal, expuso que esto siempre ha sido un tema del presidente López Obrador, sobre todo para las empresas pequeñas que encuentran muy costoso estar cumpliendo con un régimen fiscal, que es el que tienen las grandes compañías, con grandes aparatos administrativos que resultan muy costosos.

Al mismo tiempo son empresas y personas físicas que están deseosas de ser formales y que frecuentemente entran a los regímenes que se han anunciado y luego se salen porque no han sido suficientemente simples.

Apoyo a Pemex

Sobre la reducción de 54 a 40 por ciento en el Derecho de Utilidad Compartida (DUC) a Pemex, respondió que no le preocupa que se vea como una excesiva transferencia de recursos del gobierno a la empresa productiva del Estado.

Explicó que era un impuesto bastante pesado, sobre todo para una empresa a la que en los últimos 12 años, pero sobre todo en los últimos seis, le agregaron 50 mil millones de dólares de deuda.

Con esa carga de pasivos, y con los niveles de producción y de reservas reportando una trayectoria descendente, dijo, es una empresa que necesita tasas impositivas bastante más realistas, no solo por su situación específica, sino en comparación con lo que pagan otras empresas petroleras en el mundo.

Indicó que en la medida en que las finanzas públicas están equilibrándose, que haya una recuperación de los ingresos no petroleros, y un uso más austero y eficiente de los recursos públicos, en esa medida es factible acomodar una tasa de derechos para Pemex; “necesita espacio financiero operacional, para poder concretar su tarea de equilibrio operacional en todos los sentidos, por eso se justifica la baja del DUC”, recalcó.

Reiteró que próximamente se anunciará un tercer paquete de proyectos de infraestructura, que en su gran mayoría es de inversión privada, pero también habrá inversión mixta, los cuales estarán repartidos en todo el territorio; habrá proyectos en conectividad física, telecomunicaciones, puertos y adecuaciones en almacenaje en instalaciones de carga, por lo que sí habrá proyectos adicionales a lo que se conocen del sureste.


Los comentarios están cerrados.