AGENCIA REFORMA / NTRZACATECAS.COM
AGENCIA REFORMA / NTRZACATECAS.COM

El agujero de la capa de ozono creció tanto las últimas dos semanas que su tamaño superó al de la Antártida, informó el Servicio de Vigilancia Atmosférica de Copernicus (CAMS, por sus siglas en inglés) de la Unión Europea.

Hace más de 35 años, se confirmó la existencia de un agujero en la capa de ozono sobre la Antártida. Usar productos como aerosoles, refrigeradores y aires acondicionados había desintegrado este protector natural de las personas, los animales y las plantas contra la radiación ultravioleta excesiva, de acuerdo con el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).

Si bien este año el agujero en el Polo Sur comenzó como de costumbre, en la actualidad es más grande que el 75 por ciento de los agujeros registrados en esta misma temporada desde 1979.

A decir de Vincent-Henri Peuch, director del CAMS, es posible que continué con un pequeño crecimiento durante las próximas dos o tres semanas.

En 2020, el agujero en la capa de ozono sobre la Antártida alcanzó una extensión máxima de 24.8 millones de kilómetros cuadrados y se convirtió en el que persistió por más tiempo. Se produjo debido a un vórtice polar fuerte, estable y frío, sumado a temperaturas muy frías en la estratósfera, según la Organización Meteorológica Mundial (OMM).

El agotamiento del ozono se relaciona con la temperatura de la estratósfera, que es la capa de atmósfera ubicada entre los 10 y los 50 kilómetros de altitud. Las nubes estratosféricas polares juegan un papel importante en la destrucción química del ozono, pero sólo se forman a temperaturas inferiores a los menos 78 grados centígrados.

De agosto a octubre, el agujero de ozono sobre la Antártida aumenta su tamaño, pero conforme la estratósfera se vuelve más cálida, el agotamiento se reduce, el vórtice polar se debilita y los niveles de ozono regresan a la normalidad a finales de diciembre.

Por otro lado, a partir de la adopción del Protocolo de Montreal en 1987, se han eliminado cerca del 99 por ciento de las sustancias que agotan la capa de ozono, por lo que está en recuperación y se espera que se cierre sobre la Antártida en la década de 2060, indica el PNUMA.

Foto Cortesía


Los comentarios están cerrados.