Marco Antonio Flores Zavala
Marco Antonio Flores Zavala

Paradojas: antiabortistas-masones

 

El lunes de esta semana hubo una manifestación en la vetusta ciudad de Zacatecas. Era un hecho predecible, luego que la Suprema Corte de Justicia de la Nación declaró inconstitucional criminalizar el aborto de manera absoluta, y se pronunció a favor de garantizar el derecho de las mujeres y personas gestantes a decidir, sin enfrentar consecuencias penales. No obvio señalar: la movilización también era imaginable si se afirmaba la criminalización y se coartaban los derechos a la libertad reproductiva.

La Corte laboró la semana pasada sobre tal cuestión. La expresión antiabortista en Zacatecas fue al inicio de ésta. Diferentes páginas de periódicos y personas reportaron los hechos con fotografías, vídeos y textos. Señalaré varias cuestiones, para mirar el transcurrir del uso de símbolos, actores y discursos. El primero: las páginas de Internet de periódicos impresos y digitales dieron el “ahora ocurre” de la manifestación como la posible nota del día; pero el hecho no tuvo eco en las ediciones del día 14, pues fue relegada a interiores. La prensa sigue festinando a la nueva alta burocracia estatal.

La información que presentan los diarios permite configurar retratos sobre la manifestación antiabortista: señalan grupos, no grupo; grupos reducidos, “no más de 80 personas próvida”; las fotografías dan cuenta de la poca presencia de personas del sexo masculino; del femenino fueron las más, y notorio es que fueran adultas y adultas mayores.

Las expresiones fueron acordes a la movilización: grupos en favor del “derecho humano a la vida”… Me llama la atención que los periódicos próximos a la izquierda no incluyeran el hecho, aunque son pro marchas y manifestaciones públicas. Quizá, mis quizás, no lo consideraron por provenir de personas tradicionales y opuestas a los gobiernos estatal y federal.

Otra ausencia me es notoria: no participaron diputadas y exdiputadas que en otras ocasiones se dedicaron a obstaculizar e impedir la discusión y aprobación de leyes locales sobre la libre decisión de las mujeres y por las normas igualitarias entre las personas. Tal vez su desaparición pública se debe a que están contempladas para ingresar a la burocracia de la nueva administración.

La reunión opositora inició en la Casa Jurídica, de allí fueron al jardín A la Madre. Se condujeron por el piso de la calle Villalpando. Por cierto, no se detuvieron en el edificio del Poder Legislativo local, ahora lugar primordial para presentar oposición a las acciones gubernamentales. En el jardín A la Madre, se detuvieron para expresar lo suyo: el derecho a la vida, la libertad y la decisión del personal sanitario a ejercer su derecho de objeción. En el jardín colocaron globos azules y blancos en las puertas de hierro, en las figuras del monumento pusieron pañuelos.

En el jardín sitúo la paradoja mayor. El monumento fue un desvelo gubernamental, en mayo de 1970. Salvador Vidal manifiesta: “[la intención de la escultura fue]: dedicada en todos los aspectos a las madres presentes y ausentes, expresión mística de un lenguaje que es entendido por todos”. Lo cito del libro Ciudad de Zacatecas. Estudio histórico, 1971. Hasta aquí es dable acentuar: la escultura es una típica manifestación atribuido a la mujer: la maternidad y las labores domésticas. Es obra de 1970, erigida para el espacio público.

Acentúo: la paradoja proviene en cómo los manifestantes perviven con valores tradicionales y no sitúan el origen de los mensajes desde el poder y sus allegados. Porque tal escultura fue propuesta intencional, con financiamiento y colocación de un grupo masón vinculado al gobierno estatal. César Gutiérrez Rojas, investigador de la sociedad civil de Zacatecas, expresa: “Los masones asociaban implícitamente a la mujer con la maternidad, entendida por ellos como base de la formación moral de las juventudes, por tal motivo, debían mantener a la mujer fuera de las orientaciones católicas y cerca de la instrucción liberal. Otro elemento que despertó preocupación a los masones respecto a la aproximación de la Iglesia hacia las mujeres, fue la desconfianza de los principios morales con que se establecía la relación.” Cito la tesis: “Sociedad civil y masonería en la ciudad de Zacatecas (1959-1977)”.

En fin, señalo las acciones no inéditas y copretéritas en la vetusta Zacatecas: un grupo tradicional usa una obra de masones para oponerse a una acción afirmativa estatal.


Los comentarios están cerrados.