CUQUIS HERNÁNDEZ/NTRZACATECAS.COM
CUQUIS HERNÁNDEZ/NTRZACATECAS.COM

LORETO. Tras entrevistarse con un grupo de trabajadores del ayuntamiento que este lunes denunciaron que fueron despedidos sin justificación alguna, Alejandro Rivera Nieto, secretario del Sindicato Independiente de Trabajadores del Estado (SITEZ), informó que, a este día, la cifra de despidos es de poco más de 150 personas.

“Sí hay una situación de despidos injustificados que fueron pactados por la administración de José Luis Figueroa Rangel, El Cepillo, quien primero critica a las autoridades por los salarios de los maestros, cuando él está dejando a muchas familias sin sustento”.

Informó que, ante la situación, el sindicato que representa está listo para representar al grupo de trabajadores, preparar los juicios jurídicos y organizar una serie de marchas de protesta por la situación.

Rivera Nieto reconoció que no se pueden comunicar con el actual alcalde Gustavo Aguilar, pero buscarán un diálogo con él para ver en qué condiciones pueden quedar los trabajadores y si existe la posibilidad de que sean reacomodados en sus puestos laborales.

De no haber condiciones, dijo que iniciarán las demandas que respaldará en todo momento el SITEZ; de acuerdo con las recomendaciones, informó que a los trabajadores se les sugiere que firmen la carta de renuncia que se les entregó, ya que es un elemento jurídico “que es oro molido para acreditar un despido injustificado”.

A su vez, trabajadores afectados expresaron que la principal molestia es porque no se les notificó en tiempo y forma sobre el término de la relación laboral que, confirmaron, fue fechada el 13 de septiembre de 2021, y cuyo documento fue firmado por ausencia, por el secretario del ayuntamiento Mario Castillo Galindo, es decir, con fecha aún de la anterior administración.

Algunas personas entrevistadas comentaron que este lunes les mandaron hablar las autoridades actuales y “nos salieron con que no hay recurso, ya no te necesitamos”, y comentaron que hasta el lunes eran unos 80 trabajadores notificados de la recisión del contrato, pero podría llegar hasta 200 personas.

En el caso de Javier, un trabajador sin horario laboral, comentó que todavía el domingo tuvo una jornada que terminó hasta las 22 horas; aun así, el lunes por la mañana el jurídico los mandó llamar de persona por persona para darles a conocer que estaban despedidos y que debían firmar su renuncia.

Sin embargo, advirtieron que les están notificando un despido sin considerar el finiquito respectivo.

Sobre el tema, se buscó vía telefónica a José Luis Figueroa para que explique sobre las acusaciones en su contra respecto de su responsabilidad en este caso.


Los comentarios están cerrados.