STAFF / NTRZACATECAS.COM
STAFF / NTRZACATECAS.COM

VILLANUEVA. El alcalde Rogelio González Álvarez acusó que recibió el Ayuntamiento de Villanueva con deudas, irregularidades en personal y áreas sin equipo ni información, a lo que el diputado federal Miguel Torres Rosales, ex primer edil de este municipio, aclaró que la administración se entregó con transparencia y señaló desinformación y despidos.

El actual presidente municipal, quien fue electo por Movimiento Regeneración Nacional (Morena), denunció problemas en los servicios públicos y mal estado de la infraestructura carretera con la que “nos hacíamos una idea de la situación en que se recibiría la administración”.

“La realidad supera a la ficción”, advirtió en un video publicado en su perfil de Facebook, en el que expuso que la anterior gestión dejó abandonadas, sin equipo, información ni herramientas áreas del ayuntamiento, además de que acusó desorden en el personal y pago de quincenas, así como deudas a proveedores e instituciones públicas.

Por otra parte, en un mensaje dirigido a los ciudadanos de Villanueva y transmitido por redes sociales, Torres Rosales contestó al alcalde: “ruinas las que nosotros recibimos en 2018”, al recordar que los procesos pendientes de administraciones anteriores y los avances durante su periodo.

Reconoció que las calles están llenas de baches, pero argumentó que el gobierno federal dio cero pesos para el mantenimiento de vialidades y caminos rurales. En cuanto a los cobros de agua, reviró que, si los considera excesivos, “hoy es su facultad que bajen de precios”.

Desmintió que faltaran archivos en los departamentos y evaluó que se trata de desconocimiento del equipo de Rogelio González, pues informó que todo se encuentra en el sistema que instala la Auditoría Superior del Estado (ASE) para la entrega-recepción.

El ex presidente declaró que es falso que haya 190 laudos laborales, al asegurar que éstos se resolvieron y que “quedan dos o tres que son personas cercanas al nuevo alcalde, por lo que seguramente llegarán a una negociación para dañar menos al Municipio”.

“Lo que sí me parece grave son los más de 300 despidos que ha hecho y que fueron reinstaladas por el tribunal personas que tienen bases. En la demanda van a ganar, eso sí le va a hacer un fuerte daño al erario”, alertó, toda vez que recomendó revisar los requisitos de entrega de bases y que, ante alguna anomalía, se podrían revocar.

Sobre las deudas, Miguel Torres precisó que la que se tiene con el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) data de septiembre de 2016 y que con la Comisión Federal de Electricidad (CFE) se ganó un litigio para que al nuevo alcalde “no lo vayan a sorprender”.

Recordó que el anterior gobierno incumplió con la entrega de la Cuenta Pública y puntualizó que “lo grave es que volvieron a la administración municipal” funcionarios investigados por presuntas irregularidades.

Por último, el ahora diputado federal se comprometió a gestionar recursos para 2022 y así sanear las deudas con el IMSS y la CFE, pues aceptó que se volvieron impagables, además de apoyar a Villanueva desde el Congreso de la Unión.

 

Foto Archivo


Los comentarios están cerrados.