HACER HISTORIA

En su reciente papel de golpeadora del SNTE, la comisionada Norma Julieta del Río quizá pronto tenga otro logro que presumir. Y ése podría ser el de “regalarle” al recién llegado gobierno de David Monreal su primera recomendación por violaciones a derechos humanos. Cortesía de la del Inai.

Resulta que la presidente de la CDHEZ, Luz Domínguez Campos, confirmó que va la queja de oficio por el penoso incidente en la inauguración de la Semana Nacional de Transparencia, en la que “alguien” ordenó a los pocos policías que tiene el estado ponerle cerco a la alfombra roja de la funcionaria federal. Por la fuerza.

Así, Del Río Venegas confirmó que no solo sabe sacar de la crisis lo peor, sino que además es capaz de dejar constancia de ello. Vaya que la comisionada trae ganas de hacer historia.

 

NO ESTÁN

Fuertes estuvieron las declaraciones que se hicieron en el Congreso del Estado en la sesión de ayer, después de que la diputada neoaliancista Soralla Bañuelos señaló por agresiones contra maestros a los de Seguridad Vial, según cuentan los chismosos todavía comandados por el director Oswaldo Caldera. ¿De qué privilegios goza?

La criticada como “barbaridad” en el evento del instituto nacional de transparencia prendió las alarmas de los sindicatos pues graves, muy graves, dicen que son las muestras de autoritarismo en una nueva gobernanza, y acabada de llegar. Va de nuevo: todo cortesía de la comisionada Norma Julieta del Río.

Lo malo, comentó el diputado Enrique Laviada, es que ahora no hay ni a quién reclamarle, ante la falta de nombramientos en la secretaría de educación y en la de gobierno y en la dirección del Issstezac…

Fue el mismísimo gobernador David el que se comprometió a garantizar la libertad, recordó, nomás que sus funcionarios no lo atienden o no lo entienden o no están en sus cargos. Diría el mero mero: “no están en lo que estamos”.

 

SIN ESTRENAR

Tal como lo anticiparon las lenguas viperinas, a Eduardo Rodríguez Ferrer no lo habían estrenado como secretario general cuando los nuevos diputados ya le habían dado las gracias. Ya ni le dieron chance de estrenar oficina en el Congreso al pobre.

Este martes se confirmó que el ex perredista no cayó en gracia de la sexagésima cuarta Legislatura, que votó por suprimir el cargo y cumplir lo que meses atrás se estableció, a ver si ahora sí se logran ahorros que desde meses atrás se prometieron y nomás no llegaron. Todo sea en afán de la austeridad.

Se sabe que el primer interesado en sacar al fallido secretario fue el petista Xerardo Ramírez, quien ya tenía el lugar en la mira y que, dicen, no pretende dejar la vacante. En tanto, al advenedizo de la Cuarta Transformación no le quedará más que seguir compartiendo en redes videos del gobernador David Monreal. Saque turno.

 

BRILLANTES

Pese a lo que se esperaba (aunque no fuera mucho), la bancada de Morena brilla por su ausencia.  Ahí, el gobernador Monreal no tiene aliados, pues no le atoran, no le entran al debate de altura.

Es tan mísera su presencia que la voz cantante la lleva el entenado de Soledad Luévano, imagínense: ¡de párvulos! El tal diputado Romo ya tiene fastidiados a los otros 29 porque cada intervención da para  nivel cero.

De risa, bueno, de pena ajena sus propuestas; sus mismos “compañeros” de fracción le aplican el clásico: “ya siéntese, señor”, porque sólo muestra incapacidad e impertinencia.

Ahora quiere que haya sesiones itinerantes, ¿pues qué no hizo campaña y recogió las necesidades de su distrito para llevarlas a la tribuna?

¿O se le olvidarían sus canicas y su trompo en alguna calle de Fresnillo y quiere recogerlas? Igual quiere ir por su chicle bomba a una tiendita de la esquina, allá en el Mineral. Cada que va a hablar, ya murmuran: Otra vez Elba…

 

UN VEINTE

Dice el tango que veinte años no son nada, pero cuando pasa uno y te siguen debiendo 20 millones de pesos, cómo duele y ¡mucho! Volvió a salir a la palestra la rifa del avión presidencial, en la que el Hospital del ISSSTE, en Fresnillo, fue ganador.

Y mientras unos dicen que ya se los hicieron de agua, otros aseguran que los millones ya están en las arcas del nosocomio. Mientras la diputada y lideresa magisterial, Soralla Bañuelos, puso el grito en el cielo, el legislador multicolor, un tal Humberto, asegura que a chuchita no la bolsearon. ¿Será?

De los 30 mil derechohabientes, la mayoría son maestros, así es que algo ha de saber Soralla, pero Humberto no lo soslaya. Lo cierto es que mientras se dan las rebatingas legislativas, sigue las limitaciones.

Hasta que se vuelva realidad el premio, el hospital sigue con tan sólo 35 camas y deficiente en medicamentos y equipo médico. De ahí que no se trate de jugar a las vencidas informativas y que los 20 millones sean una realidad, real.


Los comentarios están cerrados.