CUQUIS HERNÁNDEZ/NTRZACATECAS.COM
CUQUIS HERNÁNDEZ/NTRZACATECAS.COM

JEREZ DE GARCÍA SALINAS. La directora de Desarrollo Económico y Social, Alma Araceli González Ávila, acusó al presidente municipal José Humberto Salazar Contreras y al secretario del ayuntamiento Marco Vargas Duarte, de ser los responsables de obligarla a firmar una renuncia al cargo que ella no redactó y por la que se citó a sesión extraordinaria de Cabildo este viernes, donde se puso a consideración de éste.

Al estar presente durante la lectura de la renuncia, que era el único punto a tratar durante la sesión, González Ávila respondió tajante cuando se le preguntó: “No, no ratifico mi renuncia”.

El Cabildo le dio el derecho de audiencia a la funcionaria, luego de dar lectura a la renuncia firmada por Alma González “con carácter de irrevocable” fechada el 29 de septiembre; al respecto, afirmó que fue coaccionada y presionada para firmar un documento que ella no redactó.

La funcionaria dio lectura a una carta en la que afirmó que el presidente y el secretario ejercieron contra ella violencia política y anunció que por ello interpondrá sendas denuncias ante la Fiscalía General de Justicia del Estado (FGJE), ante la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Zacatecas (CDHEZ), ante el Instituto Electoral del Estado de Zacatecas (IEEZ) y el Tribunal de Justicia Electoral del Estado de Zacatecas (Trijez).

Lo anterior, “por la violencia política en razón de género en mi perjuicio, en virtud de que funcionarios municipales de nivel superior jerárquico, me presionaron para firmar una renuncia que ellos mismos redactaron en contra de mi voluntad”, además de pretender impedirle desempeñar un cargo por el cual fue ratificada en Cabildo conforme a la ley.

Alma González aseguró que, con esta acción, que resulta ofensiva, fue víctima de violencia política, además de que pretenden impedirle, limitarle o restringirle sus derechos políticos como mujer, al difamarla, denigrarla y poner en entredicho su capacidad.

Lo anterior, luego de que la misma fiscalía diera a conocer que la funcionaria fue detenida para responder a un hecho legal, tras afrontar una supuesta demanda por el delito de fraude la tarde del martes 28 de septiembre.

NIEGA PROBLEMAS PERSONALES

A pregunta expresa de integrantes del Cabildo, respecto de las acusaciones de la funcionaria, el presidente Humberto Salazar afirmó que nunca tuvo esa agresividad de la que habló González y menos le iba a imponer algo, “ustedes me conocen”, dijo.

Luego, afirmó no tener ningún problema personal en contra de ella y le refrendó su confianza, pero dijo que finalmente la mayoría del Cabildo decidirá si acepta su renuncia o no.

“Si se sintió presionada no fue mi intención”, y por ello aclaró que nunca sacó a flote la renuncia; tampoco tiene ningún inconveniente de que revise bien el proceso y lo que concluya el Cabildo se acatará.

Luego, entre los regidores se originó un debate entre quienes están de acuerdo y no, en que se acepte la renuncia de la funcionaria, por lo que se prolongó la sesión por hora y media, sin llegar finalmente a un acuerdo, al menos ventilado de manera pública, sino que pidieron continuar en una reunión privada a la que tienen derecho.

Uno de los regidores advirtió que cuando los hechos se dieron a conocer, la funcionaria “venía de la fiscalía”, lo que da pauta a que sí hubo algún indicio o carpeta de investigación, aunque ella dijo que ha prescrito, “pero nosotros no tenemos la certeza jurídica de lo que realmente pasa”, por lo que sugirió realizar un receso por tiempo indefinido hasta no tener elementos para dar continuidad a la sesión.

La síndico Adriana Márquez Sánchez, quien expresó el mayor malestar ante la actitud tomada por Alma González, sugirió que se acepte su renuncia en tanto se hacen las investigaciones pertinentes y pidió que alguien más se quede como encargado de la dirección de desarrollo económico.

También exigió respeto ante la forma como manejó los hechos. Al recordar que ella no votó a favor de su elección como directora, expresó que “ella trae la espada desenvainada, ya prácticamente nos amenazó, ya estamos condenados a incurrir en la falta y eso no es correcto”.

Consideró que todos deben responder a sus hechos, por lo que pidió que se lleve el proceso de investigación que varios miembros del Cabildo sugirieron, “pero no con amenazas; todos somos responsables de nuestros actos y con la vara que medimos seremos medidos”.

Ante ello, exigió además apegarse a la realidad “y no por chismes ni dimes ni diretes” y en todo caso, dijo que las instancias correspondientes serán las que en su momento emitirán su veredicto.

Algunos regidores sugirieron que se votara a favor de realizar una investigación antes de aceptar la renuncia de Alma González y que se conformara una comisión especial, lo que finalmente no se ventiló en esa sesión.

Sin embargo, consideraron indispensable investigar el tema y no dejarlo a la deriva, con el fin de no hacerse acreedores a alguna sanción administrativa por parte de la Auditoría Superior del Estado (ASE).

El regidor Natanahél Vargas ofreció por lo ocurrido una disculpa pública, en tanto el presidente dijo que al iniciar la administración esto representa un momento crítico para el gobierno municipal que tiene muchos problemas por resolver, porque se debe avanzar en el proceso de entrega-recepción.

Luego, a manera de justificación, insistió en que hay demasiado trabajo puesto que “es impresionante las irregularidades que están surgiendo” y dijo ser de la idea de que “entre más pronto se resuelva mejor, porque están en un tiempo muy importante de cambio, pero mientras pasa este ‘remolino’ es preciso estar concentrados en el proceso de revisión y este tipo de problemas “nos retrasa”.

Luego expresó que, si González se retracta, entonces sigue siendo funcionaria, por lo que la síndico persistió en que ya no se debiera seguir debatiendo a favor y en contra y en todo caso, advirtió que ella se deslindará en caso de existir observaciones posteriores, ya que el punto era dar a conocer la renuncia de la funcionaria.

Natanahél Vargas comentó que lo más apropiado ahora que comienza la administración es “dar una buena imagen y señal de que caminan en la justicia, honestidad y transparencia” y pidió darle cuentas finales al pueblo “a quienes nos debemos y merecen todo nuestro respeto”.

El secretario Marco Vargas habló también para aclarar que no está de acuerdo con la postura “de la licenciada Ávila” y, tras no llegar a ningún acuerdo final, pidió un receso de cinco minutos, ya que en ese momento se registraron detonaciones de arma de fuego cerca de donde sesionaban.


Los comentarios están cerrados.