ABRIL SOLÍS/NTRZACATECAS.COM
ABRIL SOLÍS/NTRZACATECAS.COM

Las fuertes precipitaciones de este año han significado una preocupación para los trabajadores de la Universidad Politécnica de Zacatecas (UPZ), ya que algunos espacios están en pésimas condiciones y muchos edificios se inundan, lo que ha sido un obstáculo para regresar a clases presenciales.

Por ejemplo, la biblioteca, que tuvo un costo de 17 millones de pesos, es una de las más afectadas por las goteras. Los docentes reportaron las deficiencias de la estructura de la universidad, ya que es una de las condicionantes para retomar la presencia de los jóvenes.

Arquímedes Ortiz Rivera, secretario del Sindicato Único del Personal Académico y Administrativo de la Universidad Politécnica de Zacatecas, reportó el hecho y resaltó que “ahora que es temporada de lluvia, en salones y edificios hay goteras y afectaciones graves que requieren atención”.

Puso como ejemplo un edificio donde las goteras son tan grandes que se inunda el segundo piso y el agua se filtra hasta el primero; la acumulación es tanta, que muchos salones tienen problemas de humedad.

Asimismo, el edificio de docencia, donde también está el auditorio, se inunda y ya había presentado daños por agua filtrada.

“Hay necesidad de dar una revisión a conciencia para garantizar el mejor regreso a clases para toda la comunidad estudiantil y para los trabajadores”, declaró el líder.

En esta institución se pretendía regresar a clases el 27 de septiembre; sin embargo, todos los trabajadores se organizaron para posponer las clases presenciales cada vez que consideraban que las condiciones no eran las óptimas.

Otra de las causas fue que no cuentan con un representante legal que pueda ayudarlos a reparar todos estos daños estructurales, por lo que no pueden garantizar un regreso a clases seguro.


Los comentarios están cerrados.