CUQUIS HERNÁNDEZ/NTRZACATECAS.COM
CUQUIS HERNÁNDEZ/NTRZACATECAS.COM

TEXAS. Tres historias distintas de zacatecanos que buscaban un mismo fin: lograr el sueño americano. Su viaje terminó en desgracia, al incendiarse el vehículo en el que viajaban y morir dentro de este en La Pryor.

El destino los unió en la frontera con Piedras Negras el jueves 23 de septiembre, solamente para encontrar la muerte tres días después del viaje.

Sergio Espinoza Flores, de 36 años, y José Molina Lara, de 23, oriundos de la cabecera municipal de Loreto, Zacatecas, así como José Luis Jiménez Mora, de 41 años, también zacatecano, pero del que no se ha especificado su comunidad de origen,  viajarían hacia Estados Unidos como indocumentados.

Para llegar a su destino confiaron en un muchacho que, según declararon a medios estadounidenses fuentes policiacas, podría estar relacionado con redes de contrabando de personas. Además, se trataba de Gabriel Salazar, un famoso tiktoker y reconocido usuario de Instagram de 19 años.

La madrugada del domingo 26 de septiembre, el joven manejaba un Chevy Camaro blanco 2014. De acuerdo con reportes oficiales desde el vecino país, un oficial de Cristal City marcó el alto al conductor y, al no detenerse, el vehículo fue perseguido por la policía, que usó dispositivos ponchallantas para intentar frenarlo, sin éxito.

Luego el auto se volcó y terminó envuelto en llamas. Gabe, como era conocido el chofer, salió disparado de la unidad y después se confirmó su deceso; familiares de Sergio, uno de los tripulantes, afirmaron que recibió atención médica antes de perecer. El resto de los viajantes perecieron calcinados.

Los cuatro hombres fueron declarados muertos en el lugar. A través de sus redes sociales, el miércoles 29 de septiembre, la oficina del alguacil del condado de Zavala publicó que desde seguridad interior se les notificó que tres de los cuatro fallecidos fueron identificados como “inmigrantes ilegales procedentes de México”.

Los parientes de Espinoza expusieron que se enteraron de la muerte de su ser querido hasta entonces, ese mismo día, a través de medios estadounidenses. Lamentaron que el accidente habría sido provocado cuando Gabe intentó huir de la policía.

Hoy buscan con desesperación ayuda para tramitar el pasaporte mexicano que, a su vez, les permita conseguir una visa humanitaria para viajar a Estados Unidos, reconocer el cuerpo de Sergio e iniciar la repatriación.

La Pryor se ubica a hora y media de Del Río, donde hace semanas haitianos trataron de cruzar a Estados Unidos, lo que provocó el cierre de la frontera en esa zona.

Medios del vecino país también dieron cuenta de la preocupación de las autoridades por posibles redes de contrabando, al referir que el Departamento de Seguridad Pública de Texas atendió el accidente y que se sospecha de un probable caso de tráfico de personas, cuya investigación sigue en curso.

Con rumbo desconocido

El encuentro en la frontera de Sergio Espinoza y José Molina fue casual. Aunque ambos eran de la cabecera municipal de Loreto, no iban juntos a esta aventura que resultó tragedia. Ahí se encontraron con José Luis Jiménez y juntos atravesaron el límite entre Estados Unidos y México.

Arturo, hermano de Sergio, detalló vía telefónica que desconocían el destino final del hombre; solo sabían que se iba a encontrar con un amigo que le ofreció recibirlo y de ahí decidir en qué iba a laborar en el vecino país.

Fue Arturo quien lamentó lo ocurrido ese domingo 26 de octubre. “Estuvo triste la cosa”, lamentó. Confirmó que los migrantes fueron trasladados rumbo a San Antonio “por un morro” que creen se asustó al recibir el alto de la policía, por lo que huyó.

En Loreto, Sergio era soldador y trabajaba en un taller. Hace ya varios años había cruzado la frontera por vez primera, así que conocía la vida en Estados Unidos, a donde solo decidió volver entusiasmado por brindarle un mejor futuro a su pequeño hijo de 2 años.

Hoy, la familia llora su muerte. Su madre María y su esposa Sonia están devastadas. Sonia escribió en redes sociales un servicio a la comunidad, para pedir “de corazón su apoyo para compartir esta publicación, para que llegue a oídos de personas que nos puedan ayudar a repatriar su cuerpo”.

La mujer recalcó que la familia carece de “recursos necesarios para poder realizar esta operación”. Consideró como una injusticia que las familias sufran la pérdida.

Arturo, menor que Sergio, expresó que al enterarse por las noticias en televisión sobre la muerte de su hermano se coordinaron con la familia de José Molina, para ir juntos en la búsqueda de la repatriación de los cuerpos.

Les urgen las visas humanitarias: “quisiéramos conseguir una, para poder ir a reconocerlo y hacer los trámites para regresarlo, pero es que cobran muy caro”, explicó Arturo, al mencionar que ya tienen contacto con el presidente municipal de Loreto, Gustavo Aguilar, y con la Secretaría del Zacatecano Migrante (Sezami).

Además, José Molina tenía un pariente en Estados Unidos, con quien estarán en contacto para la tramitología; sin embargo, requieren conseguir los recursos para pagar la funeraria y la repatriación. Otro de los hermanos se encargará de los asuntos legales hasta ver de regreso el cuerpo y darle sepultura.

El presidente Gustavo Aguilar informó que “estamos hablando de al menos 80 mil pesos por cada cuerpo”. Las autoridades han buscado apoyo con el senador José Narro Céspedes para las gestiones, ya que desgraciadamente en el estado “no hay manera de que nos echen la mano”, ante la falta de titular en la Sezami.

Francisco Álvarez, presidente de la Federación Casa Zacatecas en Fort Worth, Texas, afirmó que la situación se torna más crítica cuando se corre el rumor de que el actual gobierno quiere desaparecer la secretaría que es el resultado de una larga lucha de los migrantes, en tanto lamentó la tragedia de la que se enteró, aunque no a fondo.


Nuestros lectores comentan

  1. En paz descansa vecino y amigo nuestro ,ibas con la mejor intención de trabajar derecho como siempre lo hiciste por tu familia. Dios quiera pronto te traigan para despedirnos , vuela muy alto mi
    burrito !! E intercede por nosotros los que nos quedamos .
    Dios fortalezca a sus familiares y a nosotros sus amigos.

    Responder
  2. MA. de Lourdes Acevedo Calvillo

    Ante esta situación los familiares solo desean tener lo más pronto posible los restos de sus seres queridos es un problema muy grave que nos aqueja la inmigración

    Responder

Deja un comentario