LARGA ESPERA

No solo los venenosos, sino sindicatos, trabajadores, pensionados y jubilados, principalmente, y hasta los apuntados para el hueso (aunque sea el más feo), se quedaron con las ganas de que ahora sí el gobernador David Monreal nombrara a quien dirija el Issstezac (lo que queda de él).

Fueron los líderes sindicales los que recordaron que, una vez pasada la terna de los propuestos, al mandatario correspondería eligir al mero, mero, y así por fin se repartirían los pagos por los claman  derechohabientes del instituto. Pero sin director no hay lana.

Corre entre las víboras que el dinero llegará a los que les deben allá por el viernes, o jueves, con mucha suerte. Y falta ver de dónde saldrán los fondos para cumplir, pues mientras unos decían que estaban bien guardados, del otro lado se aseguró que no hay, no hay, no hay. Una vez resuelto, ¿de lado de quién estará la razón?

 

LAS OPCIONES

En la terna para dirigir al Issstezac se incluyó a José Ignacio Sánchez, Francisco García y Enrique Muñoz. Según los archivos, al primero se le recuerda como subsecretario técnico de Obras Públicas, al segundo como director de Prestaciones Económicas del instituto y al tercero como el de Ingresos en la Sefin.

Todos esos cargos los ejercieron durante el periodo tellista, sí, aquel con el que se terminó de dejar a Zacatecas en la quiebra y “el desastre”, como llaman a la alargada crisis del estado los propios diputados de Morena. Está difícil la decisión.

Del trío, sobre todo el último de los candidatos acaparó la atención de las serpientes, pues Muñoz Delgado fue de los que acompañó al todavía secretario de Finanzas, Ricardo Olivares, en el cierre del quinquenio anterior. En aquellos no tan viejos tiempos, cuando no les molestaba “trabajar unidos” en la administración del PRI. Por cierto, ¿dónde anda el titular de la Sefin?, se preguntan en el Congreso.

 

INTRUSOS

Muy grave está la situación en Ciudad Gobierno, ciudad administrativa o ciudad peluche, como se llame, pues dicen los ponzoñosos que hay chapas forzadas y, lo que es peor, de las puertas de los ex funcionarios de primer nivel.

¿Serán las manos de los actuales?, para ver qué y cómo se los dejaron, ¿o de los actuales?, por si a alguien se le olvidó algo que nadie debe conocer.

El caso es que las oficinas de la burocracia son un caos. Unos se van, otros no acaban de irse y no se sabe quién llega, en una nueva gobernanza para la que, si su objetivo es el desbarajuste, pues va bien.

Lo bueno, dijo el petista Xerardo Ramírez, es que “Zacatecas tiene mucho gobernador” y hasta jura que solito las puede de todas, todas. Pues muy cómodos parecen varios de los legisladores de la 4T, como espectadores de la catástrofe y nada más.

 

AYÚDENLE

Con manzanitas le tuvieron que explicar al diputado de Morena, Ernesto González, lo concerniente a los precios de garantía del frijol. Ya ven por qué ni sus compañeros lo quieren: es el voyatodas y por lo regular riega el tepache.

Sí se nota que, con Imelda Mauricio como coordinadora y con esos compañeros de fracción, en tierra de ciegos el tuerto es rey. No hay para más. Planteó como novedoso, exclusivo, que la bancada pugnara por los precios de garantía, cuando este ha sido para los productores un cuento de nunca acabar.

Al legislador no le caería nada mal empaparse de los temas que va a abordar y así no pasar ridículos. Como pretender señalar en tribuna “la corrupción del pasado” y tener que bajarlo, ¡con la pena! Ni hablar, ya ni para mala copia de la Sole Luévano.


Deja un comentario