Eduardo Valencia
Eduardo Valencia

Con quórum… para reventar

 

De reventones, atropellos, nerviosismo y mutis se configuró la sesión de la 64 legislatura que, por cierto, nunca nació. Y como bien dijo una diputada aliancista: “aquí estamos de oquis”.

Se respiraba mucha tensión; diputados entraban y salían; como que los de Morena no encontraban su lugar.

11:17 horas y los empleados de la Legislatura colocaban en las curules de la oposición, letreritos con la leyenda: “Los acuerdos se cumplen, la palabra se honra”. Estaban debidamente acomodados, no así los diputados.

11:47 horas, entró muy saludadora la morenista, Imelda Mauricio, seguramente no imaginaba que ya estaba en capilla, al tiempo que se acercó a ella la petista, Ana Luisa del Muro, algo le dijo en corto y ambas salieron del salón del Pleno.

En los pasillos se escuchaba que los diputados estaban atorados con lo de las Comisiones Parlamentarias. Se pudo conocer que la de Presupuesto ya se le había asignado al PAN, pero que los de Morena y aliados se echaron para atrás.

Los minutos transcurrían y el ambiente se podía cortar con cortaúñas. Llegó Priscila Benítez, se acomodó y reapareció Ana Luisa y se la llevó. Más que diputada, la petista parecía “viene”, “viene”, sólo le faltaba la franela.

La jefa de Recursos Humanos saludó a las edecanes con un “cómo andan, tristes y desconsoladas, sin diputados”. Al tiempo que se escuchaba a los trabajadores señalar que no va a haber, que hasta que haya acuerdos en las Comisiones, “no, pos ya vámonos”, esgrimían.

Quinto piso, la mayoría de cubículos y el pleno, vacíos, no así el cubículo de la priista, Gabriela Basurto, donde se cocinaba el cónclave del denominado grupo plural.

12:21 horas, sonaba a capicúa y reaparecieron algunos de Morena, entre ellos Humberto de la Torre, quien ya estaba ataviado con una camisa verde intenso…

Violeta Cerrillo, de Morena, dijo “yo quiero uno”, al ver los letreritos, a lo que Roxana Muñoz, de Encuentro Social secundó, “yo también porque la palabra se honra”.

12:26 horas, la presidenta de la mesa, Susana Barragán, ya en su lugar. Aunque poco le duró el gusto porque minutos después abandonó el Pleno. El morenista, Ernesto González, desde las alturas de la mesa directiva, platicaba, muy quitado de la pena, con el personal de la Legislatura.

Los de Morena y sus aliados deambulaban, mientras que los del grupo plural, conformado por PRI, PAN, PRD y MC, llamaban a conferencia de prensa en el vestíbulo de la Legislatura.

Ernesto se juntó con Violeta para hacer bolita con unos integrados y las carcajadas retumbaban en el salón de sesiones.

Zulema Santacruz, de Encuentro Social saludó y, por aquello de que esa bolita es para no sé qué, mejor siguió sus pasos porque revisaría unos papeles, ya que “hay que aprovechar el tiempo porque aquí estamos de oquis”.

Mientras que en la conferencia del grupo plural, quienes reventaron la sesión, sí había quorum, sobre todo, de representantes de los medios de comunicación. Por cierto, aún retumba en el recinto legislativo: “¡fuera manos, gobernador!”.


Deja un comentario