STAFF / NTRZACATECAS.COM
STAFF / NTRZACATECAS.COM

SAN FRANCISCO. El zurdo sinaloense Julio Urías subirá el jueves al montículo para una de las labores más importantes que ha tenido en las Grandes Ligas cuando lance el decisivo Juego 5 de la Serie Divisional entre Dodgers y Gigantes en Oracle Park de San Francisco.

Hace un año, Urías se convirtió en uno de los protagonistas más importantes de los Dodgers después de desempeñar varias funciones, incluyendo la de cerrador durante los playoffs en la burbuja, y lograr el último out ante los Rays de Tampa Bay en la Serie Mundial. Un año después, Urías tendrá la pelota nuevamente en sus manos en un gran escenario, pero esta vez como inicialista para tratar de eliminar al mejor equipo de las Grandes Ligas durante la temporada regular.

“Sé que tengo todo el apoyo de México y de todos los paisanos”, dijo Urías, quien ganó 20 juegos durante la temporada regular, el pitcher que más partidos conquistó en la Liga Nacional.

Urías ya ha maniatado a los Gigantes en el Juego 2 cuando los Dodgers estaban abajo en la serie por 1-0 en el único encuentro que ganaron los angelinos en San Francisco. Para esta ocasión, el mexicano no espera hacer muchos ajustes.

“Más o menos ya tenemos la estrategia, solamente hay que afinar los últimos detalles. Todo el año he estado atacando bateadores, así que eso igual no va a cambiar, ese ha sido parte de mi buen año”, declaró Urías, de 25 años. “Hay que ir inning por inning y dejar al equipo en una buena posición para ganar el partido”.

El sinaloense dijo que esta temporada fue importante para él, pues a diferencia de sus anteriores roles de pitcher de relevo, ahora ha tenido una mayor consistencia ya que sabe cuándo tendrá acción.

“La diferencia es que simplemente cambia tu rutina, ahora estoy más consciente de qué días me tocaría lanzar. Desde que empezó esta serie ya había un plan de qué días iba a lanzar si la serie se alargaba”, expresó el originario de Culiacán.

“La consistencia ha sido parte del éxito este año, la salud también obviamente”, aceptó Urías, quien salió 32 veces este año.

Sin embargo, esas 32 salidas no se comparan con la presión de lanzar en un Juego 5.

“Hay que salir y hacer lo que sabemos hacer, no hacer cosas de más. Tenemos un buen respaldo detrás de mí”, indicó el mexicano.

Durante la videoconferencia con la prensa, Urías explicó que su compañero desde las menores, Walker Buehler, ha sido un ejemplo para él, desde la forma en la que prepara los partidos hasta cuando los ejecuta, como lo hizo en el Juego 4 cuando los Dodgers estaban enfrentando la eliminación.

 

APOYO DE ROBERTS

Por su parte, el mánager de los Dodgers, Dave Roberts, señaló que comenzó a ver la grandeza de Urías desde 2016 cuando lo utilizó en la postemporada. Desde ahí, según el mánager, se dio cuenta que al mexicano le gustaban los grandes escenarios.

Este año, Roberts necesitaba a un hombre que se apuntaba los innings que había dejado el lesionado Clayton Kershaw y el suspendido Trevor Bauer, así como múltiples lesiones de otros lanzadores del equipo.

“Necesitamos sus innings y de alguna manera adoptó ese rol”, afirmó Roberts.

Por otro lado, Roberts explicó que no es muy probable que Max Scherzer lance en el Juego 5 porque la idea es seguir en los playoffs y está en los planes de una posible Serie de Campeonato. Sin embargo, tampoco descarta que pueda utilizar el brazo del veterano en San Francisco si es necesario.

El ganador del Juego 5 avanzará para enfrentar a los Bravos de Atlanta por un cupo en la Serie Mundial.

Walker Buehler, con apenas tres días de descanso, abrió el Juego 4 para Dodgers. Fue la primera vez en su carrera, que inició un juego con tan poco descanso. Sin embargo, Walker no lo dudó ni un momento, él sabía que estaría ahí para el equipo cuando más lo necesitaban. Luego de 4 entradas y un tercio, Walker dejó el montículo tras 71 lanzamientos, sin permitir carrera y ponchando a cuatro bateadores.

Foto Cortesía

 

 

 


Deja un comentario