AJUSTES

Los enroques, el chapulineo y demás yerbas continuarán en la Legislatura. No podía faltar, ya ven cómo son y cómo se las gastan. Lo que sea para cuidar y multiplicar las fracciones.

Como la ahora secretaria general de gobierno, Gabriela Pinedo, dejó acéfala la bancada del Partido Verde en su faceta multicolor, el dream team de la nueva gobernanza ya encontró candidato.

Así es que voluntariamente a fuerza, Humberto de la Torre dejará a los de Morena para sumarse con singular alegría a los del partido del tucán.

Total, son aliados y como la mano que mece la cuna desde el gobierno lo determinó, pues uno de los hijos más queridos del Monrealismo verde será.

Mientras tanto, luego de que los guindas batearan a Imelda Mauricio como coordinadora y sin enterarla, dicen que a Armando Delgadillo le va a tocar. Que porque no hay de otra.

 

SENTENCIADO

El que al parecer tiene los días contados entre los guindas es el clon, mal hecho de la senadora Soledad Luévano, Ernesto González.

Sí, no obstante que es el que da la cara (ante la falta de tener algo que perder) y que navega a nivel párvulo en contra de la oposición, ya se les salió de la bolsa a sus patrones.

Dicen los venenosos que se le dio la indicación para engrosar a la bancada del PVEM y no quiso, los mandó por un tubo, hizo sus clásicos berrinches y no dio su brazo a torcer. No se alineó, pues.

Y, como dicen en el barrio: chiquita y no se la va a acabar. Así es que, para quienes dan las órdenes a los de la nueva gobernanza, Ernesto sólo tendrá de morena sus robustos cachetes.

 

EN LA BANCA

Pese a que algunos nombramientos en la nueva gobernanza han causado resquemor entre el respetable, había unos que estaban cantados, pero cargos van y cargos vienen y los pretensos están sobrando.

Para nadie hubiese sido extraño que los ex diputados Omar Carrera y Héctor Menchaca estuviesen a la diestra del señor, pero pasan los segundos, minutos, horas y nada. Las apuestas se hacen de agua. Han sido mencionados, pero la llamada no llega.

Ambos dos son de casa, nomás que, en el caso de Carrera Pérez, se sabe que la comisionada Norma Julieta del Río no lo puede ver ni en pintura, que “por boquiflojo”, y el de Menchaca Medrano está peor, que porque no le han perdonado la suplencia en el Senado, con todo y lana.  ¡Amor con banca se paga!

 

QUÉ NECESIDAD

La gente ha visto con buenos ojos que el diputado federal Miguel Torres sea el único legislador zacatecano en la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública, pues se sabe que le echará ganitas.

Lo preocupante, donde las víboras le ponen tache, es por las rémoras que se carga. Estará muy bien en la Cámara Baja, pero al perredista se le olvida que hay sumas que restan y multiplicaciones que dividen.

A ver, pero qué necesidad, dice el Juanga, que se haga acompañar por entes como Clemente Velázquez y Juaniño, o sea, Juanito García Páez. Queman más que el sol, sobre todo, el primero. Sólo que el profe Miguel, con la sencillez que le caracteriza, ande moviéndose en taxi.


Deja un comentario