FERNANDO QUIJAS/NTRZACATECAS.COM
FERNANDO QUIJAS/NTRZACATECAS.COM

A más de cuatro años de que arrancara en la colonia Lázaro Cárdenas la denominada Estrategia Estatal de Prevención Social a la Violencia y la Delincuencia, por parte del gobierno de Alejandro Tello Cristerna, sus habitantes consideran que la situación de inseguridad en las calles, lejos de cambiar, ha incrementado en esta zona, considerada uno de los focos rojos de la capital zacatecana.

La mueca que expresan algunos de los habitantes de la colonia, cuando se les pregunta si han visto resultados positivos en las acciones para prevenir el aumento del índice delictivo en su barrio, lleva más una carga de frustración que de auténtica gracia.

“Es lo mismo; no cambia nada; está el relajo aquí igual o peor”, platica don Pascual, quien con un particular sentimiento de orgullo dice ser vecino “de toda la vida” de la Lázaro Cárdenas.

Para él la principal falla de estas estrategias es la falta de seguimiento por parte de las autoridades que las implementan. “Yo sí supe de eso, pero (fue) nomás un tiempo”, señala.

Por su parte, don Roberto es más directo, para él los proyectos para la prevención del delito deben crearse por lo que llama “un gobierno de a de veras”, al asegurar que en el tema de inseguridad en su barrio “las cosas van de mal en peor”.

Apenas unos días de su implementación, las autoridades hablaban de resultados positivos por parte de la Estrategia Estatal de Prevención Social a la Violencia y la Delincuencia.

La estrategia consistió en acciones coordinadas entre las diferentes dependencias del estado, como la instalación de luminarias, mejoramiento de los espacios públicos, la promoción del deporte y hasta la invitación a los jóvenes de formar parte de los cuerpos policíacos, lo que ahora podrían considerar irónico.

“Si traes policías está peor, porque (los jóvenes) se hacen más rebeldes”, dice don Pascual, al mencionar las veces que sus mismos clientes le narran sus problemas con los elementos de seguridad pública, “a veces te agarran por nada”.

“Mejor me quedo callado, son muchas cosas”, se reserva don Roberto, cauteloso, cuando se le pregunta sobre la desconfianza hacía la policía. “Están corrompidos, simplemente”, acusa.

Y es que al finalizar el sexenio de Alejandro Tello Cristerna, la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública (ENVIPE) 2021 apuntó que la percepción de inseguridad en Zacatecas era de 83.9%.

Además de colocarse en el tercer estado con la tasa más alta de cifras negras con 95% en todo el país, según informó el estudio realizado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Para los vecinos de la Lázaro Cárdenas, la inseguridad que se vive en el barrio no se ve en números ni estadísticas, se refleja en lo que entre ellos observan, oyen y murmuran diario, conscientes de su entorno, con el temor y desconfianza de hablar de más.

Quizás por eso, en la búsqueda de testimonios por parte de los vecinos del barrio, muchos de ellos prefirieron mantener el silencio.

Sin embargo, las muestras del fracaso de la implementación de dicho programa son palpables, pues apenas son las 13:30 horas y una joven delgada veía la cruzada desde la otra acera, al lado de un teléfono público, donde ocultó medio cuerpo para darle otro jalón más a lo que fuera que tuviera en su interior la pipa que escondía bajo la manga de su chamarra.

Foto Archivo


Los comentarios están cerrados.