AGENCIA REFORMA / NTRZACATECAS.COM
AGENCIA REFORMA / NTRZACATECAS.COM

En México 10 mujeres son asesinadas en promedio cada día, seis de ellas por armas de fuego, alertó el informe «Violencia de género con armas de fuego en México».

El documento, presentado este martes por las organizaciones Equis: Justicia para las Mujeres; Intersecta; Data Cívica y el Centro de Estudios Económicos, refiere que cinco de cada diez mujeres trans también fueron asesinadas con armas de fuego.

«La creciente disponibilidad de armas de fuego en el País ha reconfigurado la violencia que se ejerce en contra de mujeres y personas de la comunidad LGBTIQ+», estableció el reporte presentado vía remota.

Las organizaciones estimaron que existen unas 15 millones de armas de fuego en el País con implicaciones de agresiones, ataques y asesinatos a mujeres.

«En 2006, tres de cada 10 mujeres perdían la vida de esta forma, ahora son seis de cada 10, y hay estados como Colima y Guanajuato, donde son casi ocho de cada 10. El cambio se asocia con la transformación de la estrategia de seguridad pública y la intensificación de la militarización en nuestro País desde el Gobierno de Felipe Calderón», reprocharon las ONGs.

En el caso de las personas de la comunidad LGBTIQ+, se indicó, son las mujeres trans, en situación de vulnerabilidad y trabajadoras sexuales,quienes encabezan las cifras de violencia letal con armas fuego.

«Si bien es difícil estimar esta violencia más allá de los homicidios, los datos disponibles no consuelan. Estos muestran que las armas de fuego han llegado a las viviendas, escuelas, los trabajos y las comunidades», se alertó.

«Los hallazgos nos permiten afirmar que el Estado Mexicano no ha hecho suficientes esfuerzos para impulsar y establecer una política que condene la violencia de género hacia las mujeres y la diversidad de identidades de género, ya que la violencia letal contra estas poblaciones ha ido en aumento a lo largo del tiempo, incluso privilegiando el uso de las armas durante tales eventos.

«Es por ello que la erradicación de la violencia en contra de las mujeres niñas y población LGBTIQ+ debe abordarse con una metodología que permita resaltar las condiciones que las ponen en riesgo de sufrir violencia con armas que se haga un registro de los eventos y se adopten medidas que efectivamente tienen el problema con una perspectiva de género el papel del Estado es crucial en estos procesos ya que no se trata de una concesión sino de un deber establecido conforme a derecho», recomendaron.

El informe contiene denuncias de mujeres y de las comunidad LGBTIQ+ que sufrieron o fueron testigos de agresiones con arma de fuego.

«Soy trabajadora sexual independiente desde hace un poco más de 10 años, y soy una mujer trans. Inicié mi transición como a los 18 años, tengo un poco más de 12 años de transición. Formo parte de una organización de la sociedad civil que se llama Centro de Apoyo a las Identidades Trans , que trabaja en la defensa y promotoría de los derechos humanos de las mujeres trans, especialmente de las trabajadoras sexuales, y transversaliza este trabajo en el área de salud, seguridad y acceso a la justicia.

«En 2016 fue el año emblemático en la lucha de los activismos trans en México, porque asesinaron a dos compañeras: Paola Ledesma y Alessa Flores; hubo una semana entre feminicidio y feminicidio. Eso generó una serie de movilizaciones por parte de compañeras como Kenya Cuevas, jóvenes trans, maricas -así se posicionan-, disidentes del género y digamos que se buscó visibilizar el tema de los transfeminicidios o asesinatos a mujeres trans en la Ciudad de México, particularmente. Las mujeres trans estamos atravesadas no solo por un tema de identidad de género, sino también por temas de precariedad, de etnicidad, de migración, de salud y no solo de la salud sexual y reproductiva, sino también la salud integral», dijo una de las voces en el informe.

Foto Cortesía Reforma


Los comentarios están cerrados.