KAREN CALDERÓN/NTRZACATECAS.COM
KAREN CALDERÓN/NTRZACATECAS.COM

Ante el aumento en la materia prima, de hasta 40 por ciento, el gremio restaurantero enfrenta otro golpe a su economía junto con la pandemia por COVID-19.

Carlos de la Torre García, presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac), declaró que, en el último año, sus agremiados no sólo han enfrentado al aumentó del gas LP, sino en su materia prima en general, lo cual ha sido de manera excesiva desde el inicio de 2021.

“No nos queda más que seguir haciéndole frente a los gastos y lamentablemente el empresario es el que sigue afrontando estos aumentos con su bolsillo”, indicó.

Detalló que el aumento de los insumos llega hasta 40 por ciento, ejemplificó que sólo en la compra de gas LP los establecimientos compraban un aproximado de dos mil pesos semanales y, con el costo actual, la compra es hasta de 3 mil 100 pesos semanales de este combustible.

Lamentó que este incremento en los insumos no pueda reflejarse en carta, ya que se saldrían del precio del mercado o simplemente se tendría una reducción en las ventas porque los consumidores también están teniendo problemas económicos.

Con estos aumentos, el gremio de los restauranteros está teniendo una pérdida directa aproximada de 20 por ciento del costo, “está muy complicado, le estamos haciendo frente”.

De la Torre García adelantó que podría ser a inicios de 2021 cuando se hagan los ajustes correspondientes a las cartas.

Esto esperando que la semaforización epidemiológica continúe en verde y permita un proceso de reactivación económica.

Recordó que, al corte de marzo del presente año, 48 restaurantes cerraron sus puertas, sin embargo, a partir de mayo se han dado 15 aperturas de nuevas propuestas gastronómicas en la zona conurbada; “esto es un buen agüero de que las cosas se van acomodando”,  finalizó.


Los comentarios están cerrados.