NATALIA PESCADOR/NTRZACATECAS.COM
NATALIA PESCADOR/NTRZACATECAS.COM

JALISCO. Existe un tiempo y un espacio donde la naturalidad brota: el campo bravo. Aquí existe solo un silencio donde el ensayo no lleva un guion. Cada artista traza su mejor obra, a su aire, con una tinta única e indeleble. La tienta no es más que el momento de elegir la bravura que perdurará, sin fecha de caducidad, tan simple como eso.

Quizá hace falta ese rugir de las voces de las almas que se reúnen en una plaza de toros al conjuro del arte, pero aquí también en la soledad del campo se siente, se vive.

Este domingo la historia agrega una nueva página en la emblemática y mítica ganadería de La Punta hasta donde han llegado los matadores de toros Arturo Macías y Emilio de Justo, cada uno a su forma y a su estilo, han dejado huella.

Para Emilio de Justo llegó el debut en el campo bravo mexicano y ahora su semblanza llevará indeleble a La Punta. Al medio día de este domingo llegó a esta casa ganadera para ser recibido por el ganadero anfitrión José Vaca, quien guió a De Justo por cada uno de los rincones de este afamado hierro.

Mirando de frente el encuentro perfecto ha sido el pasado y presente, De Justo recorrió las habitaciones donde décadas atrás soñaron el toreo las figuras de época como Manuel Rodríguez “Manolete” o Carlos Arruza.

Ha recorrido la finca para después trasladarse a la plaza de tientas aquí, la inspiración ha llevado sus propias notas, y así ha desplegado el capote artístico, y la muleta que a su paso llevó la clase ante los trazos con hondura por el izquierdo y con la diestra con pureza ante la vaca de La Punta.

Cabe mencionar que a este encuentro acudió el reconocido pintor colombiano Diego Ramos, además del matador de toros Fabián Barba.


Los comentarios están cerrados.