ENOJADOS

Con de la Estafa Legislativa lo único que ha quedado claro es que el fin de semana es sagrado para la nueva gobernanza, que no ha dicho ni pío sobre las graves denuncias que involucran como a medio gabinete, nomás.

Cuentan las víboras que la secretaria de Gobierno y ex diputada, Gabriela Pinedo, citó a una reunión “urgente” (tres días después) a quienes fueran sus compañeros de curules. Entre los invitados habría de todos los colores. Y por cierto que tampoco desde los partidos se ha dicho: “este legislador es mío”.

Pero no todos, porque otros ponzoñosos aseguran que al guinda Ernesto González, además de una denuncia por antes legisladores, ya le preparan su desconocida desde Morena, pues arrasó hasta con los que se dicen los más fieles de la Cuarta Transformación. Aquello de no traicionar al pueblo, dicen, empezaba de la puerta para adentro. Si ya sabían cómo era, ¡pa’ que lo invitan!

 

DE MÁS ALLÁ

Sin lugar a dudas, el ruido mediático más lo que se acumule se lo llevó el diputado González Romo con el pisotón que dio a los callos de la sexagésima tercera Legislatura, por factureros y, a su decir, fraudulentos. ¡Sopas!

Claro, lo que se preguntan todos (y todos son todos) es que si Ernesto se fue por la libre, que si actúo sólo, que si traía línea de más allá (que no del más allá), sobre todo con el raspón a varios distinguidos miembros de la nueva gobernanza: Gabriela Pinedo, Susana Rodríguez, Jesús Padilla y Héctor Menchaca. Roxana Muñoz y, para arriba, la súper delegada Verónica Díaz.

Las preguntas se acentúan porque, muy de bajo perfil, se vio en la conferencia de Ernesto a Pedro Carrera, amigo, confidente, asesor y socio de Soledad Luévano. ¿Casualidad o destino? ¿O Pedro sólo pasaba por ahí y quiso ver cómo se desenvolvía el hijo más pequeño de la senadora?

 

LES URGE

Parece un chiste de mal gusto el que, por una parte, el gobierno del estado anuncie que se reducirá la plantilla del personal en 25 por ciento y, por la otra, contrate gente. ¿Se trata de adelgazar la nómina o de engordarla, pero con diferente marca?

Lo curioso del asunto es que en la nueva bolsa de trabajo (a la que rimbombantemente le dicen nueva gobernanza) se da en una ventanilla, pero con varios brazos: ya están en la fase de reclutar a los aplaudidores del feis, o sea, ya van los de poca monta. Eso presumen.

Que todo es a través de una mecánica simple: una voz femenina les marca y, sin dejar de lado el “de parte del señor gobernador (¿será?) y por su apoyo demostrado”, les pregunta si quieren incorporarse a la nueva gobernanza o a la administración de la capital. Primero tomaron Morena y ahora los comencuandohay quieren presidencia. Mira, mira.

 

OTRA MÁS

Ahora fue en economía. El Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) destacó que uno de los estados que más crecieron en actividad económica fue Zacatecas, en comparación con 2020 y con todo y pandemia. Así también lo dice el Inegi. Nada más que aquello fue en los tiempos del antes gobernador Alejandro Tello, que si no ya tendríamos el respectivo “gracias a la nueva gobernanza”…

La entidad resaltó entre los cinco con estrellita, después de Guerrero, Nayarit y Baja California. Así que, como en finanzas, aquello de que no se hizo nada por intentar rescatar del bache también quedaría en entredicho.

Por cierto, que hasta ahora no se sabe si se avanzó contra las espectaculares denuncias que se hicieron por supuestas irregularidades en el Fideicomiso Zacatecas y que reviró el entonces titular de la Sezac, Carlos Bárcena Pous. A ver si no le pasa lo mismo a la Estafa Legislativa.


Los comentarios están cerrados.