FERNANDO QUIJAS / NTRZACATECAS.COM
FERNANDO QUIJAS / NTRZACATECAS.COM

Frijoleros zacatecanos prefieren vender a los “coyotes” para obtener el pago por su producto, aunque sea menos de lo establecido en el precio de garantía, con el fin de solventar los costos de su producción, creando un desbalance en las ganancias totales que pudieran obtener.

En entrevista, Fernando Galván Martínez, productor y líder frijolero en el estado, explicó que aún es temporada del trillado, por lo que será hasta las próximas semanas que llegue el frijol cuando se conocerán las reglas de operación de los centros de acopio de Seguridad Alimentaria Mexicana (Segalmex).

“Ahorita están vendiendo de un costalito o dos para pagar el diésel y pagarle a la gente, a los peones. En los centros de acopio tienen que llevar mínimo 5 toneladas para arriba”, expuso Galván Martínez, quien explicó que, debido a esta presión económica, los productores siguen recurriendo a los “coyotes”.

“Yo les digo que lo aguanten hasta que ya acaben de trillar. Pero la gente es muy desesperada y prefiere vender a 12 pesos, (lo que) es un crimen. A mí me da mucha tristeza”, expresó el productor, quien aseguró que los llamados “coyotes” se aprovechan de la pobreza de la gente.

Por lo anterior, negó las recientes declaraciones hechas por autoridades y diputados federales, como es el caso de Noemí Luna, en las que aseguraban que el total de las acopiadoras de frijol en el estado se encontraban en funcionamiento, e incluso con un pago superior al del precio de garantía, que es de 16 pesos por kilo, el que incluso considera insuficiente para las necesidades de los productores.

El líder frijolero explicó que para producir una hectárea de esta leguminosa se necesitan cerca de 11 mil 500 pesos, con un rendimiento de producción de 500 kilos, con el que asegura “todavía le salimos perdiendo si lo vendemos a 16 pesos”, es 15 por ciento de lo invertido, calculó.

Ante esto, consideró que si se estipulara el precio del kilo de frijol al mismo costo del litro de diésel podría ganar 10 por ciento a su producción, “para podernos ayudar, para volver a trabajar la tierra y para poder comer”.

FOTO: AGENCIA REFORMA


Los comentarios están cerrados.