ALEJANDRO CASTAÑEDA/NTRZACATECAS.COM
ALEJANDRO CASTAÑEDA/NTRZACATECAS.COM

FRESNILLO. En El Mineral tienen una ilusión dentro de la turbulencia de la vida cotidiana: ver a Plateros campeón de la Zona Este y alcanzar el título de la Liga Nacional de Baloncesto Profesional (LNBP).

Entre la afición se escucha que Fresnillo necesita una alegría deportiva que por un momento los haga olvidar la situación de inseguridad tan compleja por la que atraviesan, algo que sin duda deben atender las autoridades, pero donde el basquetbol representa un escape a las generaciones presentes.

El deporte debe ser esa reconciliación entre la sociedad, esa unión que se da en las tribunas del Gimnasio Solidaridad para gritar: ¡Vamos Plateros!, hacer comunidad para otorgar una oportunidad para los chicos de los barrios para optar por tomar un balón y perseguir un sueño con sus amigos en una duela o una cancha de cemento.

“Ya pasaron muchos años desde los míticos Gambusinos, era otro Fresnillo con una afición más entregada”, se escucha decir entre los aficionados de más antaño al deporte ráfaga, hoy hay otra realidad y están cerca de un campeonato de zona y también esta otra afición.

Nuevamente, los aficionados emprenderán el viaje a la Sultana del Norte, una metrópoli que atravesó momentos difíciles, pero que con el deporte, ahí están sus equipos profesionales, siempre peleando campeonatos de béisbol, futbol y basquetbol, lograron aclarar el panorama con la actuación del estado.

Habrá quienes digan que solo es pan y circo de los gobiernos, pero ¿se imaginan enfrentar la cruenta realidad sin esa distracción, sin ese apego al equipo, sin tener una esperanza de lograr trascender más allá de la nota roja?

Ojalá que este domingo por la tarde, Fresnillo se vista de guinga y plata, que porte la playera de los Plateros y que el equipo en la duela del Nuevo León Unido haga historia para darle esa alegría a un pueblo que tanto la merece y el lunes las planas sean: “Fresnillo Campeón”.

 


Los comentarios están cerrados.