Y NOS DIERON…

Se llegó el fin de la primera mitad de noviembre y todavía no hay fecha para que el presidente López Obrador pise tierras zacatecanas, según lo que dijo al gobernador David Monreal en aquella reunión que tuvieran hace poco más de un mes. Que al cabo aquí aguantamos.

Ni la crisis financiera ni la desbordada violencia que azota al estado han sido causa para que el primer mandatario acuda a Zacatecas, como sí lo ha hecho, hasta ahora, en Michoacán, Guerrero, Colima, Sonora…

Fue el diputado del aliado PT, Alfredo Femat, quien enlistó los pendientes del estado para tratar con López Obrador: la federalización de la nómina educativa, el apoyo extraordinario para la UAZ, la carretera a Aguascalientes y el embrujado tramo Tepetongo, más lo que se acumule.

Lo justo, aseguran hasta desde la propia Cuarta Transformación, es que a Zacatecas se le dé lo mismo que a las entidades por las que el jefe de la 4T ya pasó.

 

EL OTRO LADO

Comentan las víboras que pareciera tomar forma el doble discurso sobre la secretaría del Migrante. En suelo zacatecano, todo parece indicar que desaparecerá y que no es prioridad. Pero ante los paisanos en Estados Unidos, el gobernador David Monreal dijo que hay que robustecer programas. Sostuvo que se trabaja en la restructuración de la dependencia, aunque faltan los cómo y sobre todo los de a cuánto nos toca.

Del otro lado, dicen que la esperanza muere al último y que ojalá todo sea cuestión de la revolcada de nombres al estilo 4T (región 27).

En Zacatecas, legisladores y académicos se desgañitan en pedir que no desaparezca la Sezami y que ya se nombre titular. A ellos, la nueva gobernanza aplica la clásica de Salinas: “ni los veo ni los oigo”. Candil de la calle y oscuridad de la casa.

Sólo falta que los sesudos diputados, en su afan quedabien, pidan quitar de la pared del recinto legislativo la frase dorada: El Migrante Zacatecano.

 

NI DE TAPETE

Nunca se habían visto tantos tapetes en la Legislatura como hace unos días, cuando David Monreal llevó su Plan Estatal de Desarrollo. ¿En serio los diputados no han entendido que no son empleados del titular del gobernador? ¡No!

Alguien les debería explicar la división de poderes. El marco: una desorganización bien organizada. Que si en el vestíbulo, que si en el quinto piso y los diputados, como corderitos, siguiendo indicaciones. Mientras, los lacayos de Monreal Ávila no olvidaban de lucirse, pero nadie resolvía.

En la que solo un par calificaron como una total falta de respeto, el mandatario llegó tarde, pero los anfitriones, como la puerta de Alcalá, “viendo pasar el tiempo”. Y como muchos le deben el cargo al gobernador, pues se saben sin decisiones, acciones ni discursos.

Así es que David recibió flores del PAN, PRI, Verde, PT, PES y, obvio, Morena, que, en voz de Imelda Mauricio agradeció que el gobernador haya llevado el presupuesto… ¡Ni cómo ayudarle!

 

LENTOS, LENTOS

Como que el signo de la actual Legislatura es actuar tarde, pero en punto. En todo están, menos en lo que deben. ¡Y eso que recién comienzan!, imagínese qué será después. Tardaron meses para  definir (agandallarse) las comisiones, tanto que siguen en la instalación.

Así, a las puertas ya se les juntan los cerros de iniciativas durmiendo el sueño de los justos, aunque a los innumerables puntos de acuerdo nadie los toma en serio, sólo los que les facturan, si es que ya cayeron en el garlito.

Tardaron más, mucho más, de 48 horas en ratificar a la secretaria de la Función Pública; acción que quedó en mero trámite porque nadie en su sano juicio pensó que fueran a impugnar el nombramiento. ¡Nadie!

Y el colmo de los colmos fue exhortar a la Cámara de Diputados para que considerara más presupuesto a la UAZ, cuando ya se había aprobado el mismo, pero confiaron en las reservas que, obvio, nunca llegaron. ¿Actúan tarde o con lento aprendizaje?


Los comentarios están cerrados.