ALINEADOS

Va por que va. Gustosos y presurosos acudieron los diputados federales de Zacatecas a la reunión de legisladores que convocó el presidente López Obrador, para amarrar el pase de la reforma eléctrica. En Palacio Nacional, guindas y aliados advirtieron que “ni un paso atrás” se dará en la iniciativa.

Hasta se comprometieron, para sorpresa de todos, a hacer campaña en sus distritos, por lo que aproveche porque sólo así algunos vuelven. Y al parecer el pase de lista incluía foto en redes sociales, como las exhibieron los guindas Bennelly Hernández y Marco Flores, así como el petista Alfredo Femat.

Carlos Puente, coordinador del Verde, desechó cualquier duda que hubiera quedado del amor de los tucanes, después del proceso electoral. Como en el presupuesto, para el caso de los representantes del estado la oposición es mayoría, salvo que otra cosa planeen las priístas Carolina Dávila y Fuensanta Guerrero. Ya lo dijo la primera: “lo vamos a pensar”.

 

PRIORIDADES

Qué tan grave estará la crisis que hasta la mismísima Sara Hernández, presidenta honorífica del SEDIF, pidió a los diputados que de favor no le bajen y, al contrario, suban el presupuesto del organismo asistencial, por cierto de las instituciones menos apreciadas por la Cuarta Transformación (la original).

Habrá que ver si, en la nueva gobernanza, el sistema goza de aquellas chonchas bolsas que le tocaron durante la anterior administración, bajo el mando (en el DIF estatal, no se confunda) de Cristina Rodríguez. Son muchas necesidades, advierte Hernández Campa, y ¿a dónde se habrá ido tanto millón?

Pero vaya dilema enfrentará Morena, sobre todo si recuerda que fueron sus legisladores los que más criticaron los muchos recursos etiquetados para el SEDIF. O será que, en el mismo esquema del gobierno de México, la 4T que le tocó a Zacatecas (la región 27) prefiere mandar la cargada a los programas de Bienestar. Al tiempo conoceremos las prioridades.

 

OÍDOS SORDOS

Hablando de necesidades, es lamentable escuchar que centros que se dedican a sectores vulnerables estén a punto de cerrar por falta de apoyos gubernamentales. Tal es el caso del que atiende Norma Delgadillo, de APAC Zacatecas. En lo que va del año, la asociación no ha tenido la ayuda que se le daba.

Son 33 años de ayudar a niños con parálisis cerebral y hasta ahora sufren la desatención de la autoridad. Siguen con su labor, pero las deudas les agobian y por más que urgen salvavidas por los 120 menores que atienden en este momento, la nueva gobernanza ha hecho gala de oídos sordos.

En la lista se incluyen niños de todo el estado que, como bien dice, no pueden levantar la voz para exigir, pero que sí requieren de toda la atención, sobre todo porque sus padres son de escasos recursos. ¿Alguien tendrá la sensibilidad suficiente para escuchar este grito de auxilio?

 

 

TAL CUAL

Como en todo en la vida, ¡hay niveles! Sin duda, esto ha quedado claro en la instalación de las comisiones legislativas. Mientras algunos diputados decidieron mostrar disposición, otros fue músculo y uno que otro protagonismo. No pasó desapercibida la de Seguridad, que el perredista Juan Mendoza determinó que fuera cerrada a piedra y lodo. ¿Qué ocultan?

Tocó en suerte al naranja Enrique Laviada con la de Parlamento Abierto, quien abrió las puertas, pero sin miembros de la nueva gobernanza como protagonistas, sino de la sociedad civil. Laviada, la priista Gabriela Basurto, la verde Fernanda Miranda y las de Encuentro Solidario, Zulema Santacruz y Roxana Muñoz, pusieron la vara muy alta y así deberán rendir cuentas.

Zulema colocó los puntos sobre las íes al decir que “estamos acostumbrados a ser honestos y transparentes”. Las víboras comentan si será por eso que no se presentó la de Morena Priscila Benítez, secretaria de dicha comisión.

 

DE A MUERTITO

Aunque ex diputados y funcionarios de la nueva gobernanza se hagan que la virgen les habla, la sociedad civil no quita el dedo del renglón en cuanto a que el caso de la Estafa Legislativa llegue hasta sus últimas consecuencias.

Hay sentir y malestar. No basta con que dos que tres acaricien los oídos de la autoridad como para que no vea ni escuche. En el colectivo, la Legislatura 63 ha quedado como la más corrupta de la historia, mientras que sus otrora miembros sólo se han dedicado a nadar de a muertito, esperando cobija y solape.

Además de pretender silencio, con aquella convenenciera máxima de que el pueblo no tiene memoria, para su desgracia, el ni perdón ni olvido es suyo. No a las complicidades largas.

Nomás esperar a que siquiera estén, pues se conoció que un grupo de oficialistas diputados anda de tianguis en Yucatán. ¿Merecido descanso?


Los comentarios están cerrados.