DESLUCIDOS

La imagen de la nueva gobernanza anda por los suelos y esto no es crítica, sino anécdota. Los organizadores del tianguis turístico, en Yucatán, nomás no le hallaron forma al logo de la guinda administración y, mientras otros lucieron sus marcas, Zacatecas se quedó con un triste blanco y negro al que ni siquiera le atinaron a poner el nombre del estado, pues se le atribuyó a una tal “Secretaría de Turismo”. ¡De pena!

Dicen los chismosos, de los que no se resetean cada cambio de gobierno, que alguien debería recordar que acá sí tenemos una marca, que ya nos costó un par de millones de inicio y que hasta los diputados más morenos votaron porque se usara ¡por lo menos 25 años!, aunque se creara con el PRI. Está bien que de Zacatecas Deslumbrante poco se ha tenido en estos días, pero mínimo con eso que le echen la mano a LeRoy Barragán, de la Secturz. De por sí difícil la tiene.

VECINOS

Tal parece que en Aguascalientes nadie le avisó al gobernador David Monreal que, apenas un día antes de que gritara a los cuatro vientos el “habemus congreso charro”, su homólogo de aquella entidad, Martín Orozco, volvió a curarse en salud y culpó a Zacatecas de la violencia en la zona limítrofe.

Tanto así que hasta en Asientos ya preparan un operativo especial, que porque todo lo malo viene de y vuelve a territorio zacatecano. En una de ésas, la “Comunicación Social” de la nueva gobernanza ni se enteró.

Las serpientes reconocen que a lo mejor es la costumbre, pues los mismos reclamos nos han llovido desde Jalisco, Durango, San Luis Potosí… en fin, la queja recurrente es que en Zacatecas no sabe aquello de la buena vecindad. ¡Ya nos agarraron de puerquito!

Y mientras los ojos de la región y del estado y del país están puestos en los altos índices de inseguridad, de eso no se habló. ¡Charros!

NO SE SABE

La gente se desconcertó. A ciencia cierta, no se sabía qué pasaba al interior de Soriana de Tres Cruces, ya que de pronto arribaron camionetas del Ejército Mexicano, luego de la Guardia Nacional y los dudosos se negaban entrar y los clientes se apresuraban a salir.

A como está la situación, hasta los vecinos del rumbo especularon. Incluso se habló de una detención de algún pez gordo o del aviso de un artefacto explosivo. Impávidos estaban.

Las aguas comenzaron a volver a su cauce cuando se vio que los verdes, armados y toda la cosa, se formaron en la comida china. Pidieron, pagaron y se fueron.

Y las almas terminaron de volverles al cuerpo a los ahí presentes cuando dos guardias nacionales se formaron en una de las cajas, cargando con ¡un pastel! Así volvieron a su unidad, donde los aguardaban sus compañeros. Al parecer, en la GN hay ánimo para festejar. ¡Nomás que avisen!

VÍA LEGAL

Decía Fernando Gutiérrez Barrios, aquel político de los denominados “duros”, que no es necesario usar la mano dura, sino la mano firme. En Zacatecas ya se les pasó la hora para poner orden aunque sea en un solo asunto.

Después de darle vueltas al embrollo de los taxis “piratas”, urge que se haga valer la “autoridad”, o al menos que parezca. Que si hay ley, que se aplique. Que si hubo corrupción, que se castigue. Y que, de una vez por todas, los usuarios dejen de pagar los platos rotos.

No puede ser que, tras las penosas trifulcas contra Seguridad Vial, en la última “negociación” hasta a la secretaria de Gobierno, Gabriela Pinedo, le tocaron faltas de respeto. ¿Dónde se ha visto? En respuesta, el gobierno del estado recurrió a la fiscalía, a donde llevó una denuncia por desobediencia y resistencia de los choferes. Y, al final, que decida el magistrado presidente Arturo Nahle.


Los comentarios están cerrados.