EDUARDO VALENCIA
EDUARDO VALENCIA

Tersura, Ternura, sin Mesura

 

Entre pedradas y apestados, transcurrieron las sesiones legislativas del día. Se fue del infierno al cielo para ratificar a la secretaria de la Función Pública. La rispidez se volvió tersura, en un tres en uno y dos por uno.

Hora y media después de la cita, comenzaron a aparecer los diputados. “A ti quién te dijo que andaba”, preguntaba el morenista Ernesto González a la Aliancista Susana Barragán, quién respondió que “dijeron por ahí”, a lo que Ernesto, con risa nerviosa adujo que “ahora soy el justiciero, pues”.

La también morenista Imelda Mauricio tuvo un ataque de tos, pero como no accionó la técnica sanitizante, pues bien sirvió de pañuelo su pantalón.

12:38 horas, a tomar asiento. Risas entre las del PES, Zulema Santacruz y Roxana Muñoz y Ernesto, quien remató: “lo dije a lo pendejo”.

“A los que no tengan que estar aquí les pido que se retiren”, bateó a los acoplados la presidenta de la mesa, Susana Barragán. Se dio el abrazo de Acatempan entre el naranja Enrique Laviada y Ernesto González.

Sólo el priista Herminio Briones abordó tema pendiente, al proponer el 2022 como el año de la salud. A las 12:50 horas se marcó un receso de dos minutos porque había un problema técnico… venía la ratificación de la secretaria de la Función Pública y se asomaba un deja vu, ya que así comenzó la sesión anterior que terminó con unos diputados “chantajistas” y otros “paranoicos”.

La chiquillada, Violeta Cerrillo, Anaí Infante de Morena, Humberto de la Torre, del Verde y Roxana no dejaron pasar la foto de cuates. 12:50 horas, se reanudó la sesión; se abría o, al menos se anunciaba, la discusión y aprobación del dictamen de la designación de la secretaria de la Función Pública.

Momento de tensión entre el respetable… De saque no hubo oradores. Se procedió a votación y que se aprueba en lo general y en lo particular. No hubo reservas y con 28 votos a favor, cero en contra y cero abstenciones, como cuchillo en mantequilla, se dio la tardía ratificación.

Se procedió a Asuntos Generales, donde el perredista Juan Mendoza se quejó del presupuesto federal, al sostener que hay una crisis de representación política en la Cámara de diputados federal, que debiera funcionar como uno de los contrapesos en una democracia constitucional, de una supuesta división de poderes. Hay un desdibujamiento de la representación política del país. Un sometimiento absoluto, total del poder legislativo.

Es un ejemplo de lo que no debemos hacer en esta legislatura: la decisión de un solo hombre que tiene desprecio a la asamblea parlamentaria; un personaje que ha metido un discurso perverso de buenos y malos.

Se quejan del gobierno anterior, que fue un mero pagador de nómina, pero ante un gobernador modorro, perezoso que no cabildea en la Comisión de Hacienda, ya veremos en seis años que ni siquiera se le recordará como un pagador de nómina.

13:17 horas y se dijo que en 15 minutos se daría paso a otra sesión. No hubo ni tiempo de que Violeta se terminara su manzana, misma que dejó en su curul, debidamente mordida,

13:20 horas, arribaron a la zona de butacas unos trajeados y no era el Acapulco Tropical, sino los de Nueva Alianza. También volvió la estridente risa de la morenista Priscila Benítez. Manzanita picada con chilito para todos, el pueblo paga.

13:38 horas y se retomó la sesión, aunque ahora se marcó como Solemne. Ya estaban ante el pleno Martha Elena Rodríguez, quien supliría en la curul, para variar, a Soralla Bañuelos, así como Humbelina López, secretaria de la Función Pública; igual para los de la 64 legislatura en paquete son mejores las tomas de protesta.

13:58 horas y como dice el clásico: habemus diputada y habemus secretaria. En 15 minutos, otra sesión. Todos al frente para la foto en bolita.

Los aliados, Humberto, Imelda, Roxana, Maribel Galván de Morena, Priscila y Ernesto acapararon a Humbelina para la foto, llamaron a Xerardo, quien se negó y salió del salón, argumentando que “me hablan acá”.

La recién ungida diputada subió a saludar a sus huestes, acompañada de Susana. A distancia estaba la chiquillada. Humbelina se tomaba foto con sus colaboradores. Ernesto dirigía al fotógrafo, “que salga la bandera, que salga la bandera”, decía.

Ernesto, Violeta, Zulema y Anaí cotorreaban junto a la funcionaria estatal, quien, con brazos cruzados, sólo les observaba, mientras que sus colaboradores hacían muecas. 14:40 horas, nuevo pase de lista. “Presidente”, dijo el priista José Juan, en lugar de presente. Presidente de dónde, le gritaron.

Se dio el rosario de temas, que sumaron 17, donde se pidió seguridad para las comunidades de Valparaíso; se quejaron de falta de maestros en la Universidad del Bienestar en Mazapil, así como el exhorto para que se utilice la marca “Zacateas Deslumbrante”.

José Juan se desgañitaba pidiendo seguridad para Valparaíso y sus pares metidos en sus respectivos celulares. Karla Valdez dejó la mesa directiva, tardó, entró y votó a favor. Los aliados no permitieron que se exhortara a Verónica Díaz, delegada del Bienestar, para que manden maestros a la referida Universidad.

Se les extravió un voto, ya que fueron 13 favor y 15 en contra; 16, 16, argumentaban los de Morena y aliados, “no pasa”, decía Xerardo, a lo que la priista, Cuquita Ávalos dijo dejen cuento, espérese, muchacho tonto, refutó a Xerardo.

Receso de 20 minutos: a comer, dijo Violeta, a lo que Fernanda Miranda, del Verde, pidió, “pero no se vayan a tardar”.

Al retornar, en Asuntos Generales, en voz del bloque plural se pidió que David Monreal levante la voz ante el presidente para pedir seguridad, ya que necesitamos ayuda y paz. “Chemita” González, del PRI, se quejó de que la oposición parece apestada porque no fueron requeridos a la visita presidencial.

Xerardo Ramírez aventó el caballo al decir que acudamos a nuestra responsabilidad porque salen a dar conferencias intrascendentes, con afán de protagonizar y, a la hora de la hora, no están para sesionar…


Deja un comentario