Óscar Novella Macías
Óscar Novella Macías

Soberanía, colaboración en Norte América

¿Y para el pueblo qué?

“Dichosísimo aquel que corriendo por

entre los escollos de la guerra, de la

política y de las desgracias públicas,

preserva su honor intacto.”

Simón Bolívar

 

Es de todos conocido que el pasado jueves 18 de noviembre el Presidente Andrés Manuel López Obrador estuvo en Washington donde atendió una agenda bastante sustantiva en la que se incluía reuniones con Joe Biden, Justin Trudeu y Kamala Harris.

Con este encuentro se está escribiendo un nuevo capítulo en las relaciones con América del Norte más favorable para México, en tanto que se trata de los mayores socios comerciales. Aquí los números: la economía de América del Norte representa 13% del mercado mundial, donde China tiene el 14.4%, sin olvidar que en 1990, México-EUA-Canadá concentraban el 16% y China tan solo el 1.7%.

El encuentro es relevante por varios motivos: en principio porque se trata de la consecución de encuentros multilaterales comenzando con la CELAG (México como sede) y la consiguiente consolidación de éste como líder en el bloque de Centro y Sudamérica; posteriormente la visita a la ONU donde destacó la propuesta de Fraternidad y Bienestar Mundial.

También porque, pese a los desoladores pronósticos de la oposición delirante y mezquina, AMLO recibió el trato de estadista y no de mandatario subordinado, como había sucedido con anteriores Presidentes. Además de que la propuesta de temas de diálogo que el Presidente de México puso en la mesa de la Cumbre Trilateral fueron: por un lado la pertinencia de consumir en América del Norte lo que aquí se produce, a través de un esquema de planificación bilateral para el desarrollo regional; y por otro planteó que para crecer se debe eliminar el rechazo a migrantes por la fuerza de trabajo que representan. Sin obviar que se defendió la Reforma Eléctrica y se plantearon esquemas de inversión para hidroeléctricas principalmente con Canadá, en conjunto con la CFE.

EEUU históricamente ha establecido relaciones de ventaja, siempre y cuando las naciones se lo hayan permitido, y en este “permitir” se engloba el poder que cada mandatario ostenta. Para el caso específico de AMLO este poder es inherente a la aprobación social sin precedentes con que cuenta, la instrumentación de políticas encaminadas a la construcción de un estado soberano, la conquista de un espacio de interlocución entre iguales con naciones de Norte, Centro y Sudamérica, entre otras.

En síntesis, “México tiene un prestigio inédito en el mundo” como lo dijo el mismo Presidente. Pero, el ciudadano zacatecano “de a pie” se preguntará: “¿eso en qué me afecta o me beneficia?”. Por lo pronto aquí dejo una hipotética y personal respuesta en materia de seguridad, principalmente, sin soslayar otros, como lo es la violencia, en vista de que entre México y EEUU se están tratando, en este momento, asuntos como el tráfico de armas, la probabilidad de inversiones que arraiguen a los trabajadores en sus lugares de origen, la Reforma Migratoria, y otros más que son factores de desestabilización de cualquier sociedad.

De ahí que, con responsabilidad y mesura, aplaudamos la visita que el Presidente AMLO hará a Zacatecas, que se sabe, tendrá, sobre todo, el objetivo de coordinar trabajos en esa materia, merced a que nuestra entidad, tan golpeada, requiere y reclama con urgente insistencia. Es momento, pues, para que, tanto el ejecutivo federal como el estatal caminen coordinadamente hacia la tan añorada paz del pueblo de Zacatecas.


Deja un comentario