Francisco Muro González
Francisco Muro González

Ya Claudia Sheinbaum, gobernante actual de la Ciudad de México, se “destapó” como candidata a la Presidencia de la República para el 2024. Es decir, faltan tres años para la elección del nuevo o nueva gobernante de la República, y ella ya se da a conocer públicamente, con tres años de anticipación, como la candidata de ¿Morena? para tan importante cargo gubernamental, el más relevante de nuestro sistema político.

La pregunta obligada a ese respecto es: ¿y el presidente AMLO qué dice, o qué va a decir al particular? Esto es, ¿ya está él de acuerdo que, con tres años de anticipación, siendo él el principal gobernante en nuestro país comience el rejuego político-electoral en el ámbito de la sucesión presidencial del 2024 en nuestro país? Así, de entrada, me parece imprevista, por decir lo menos, la decisión de que sea la actual jefa de gobierno de la Ciudad de México quien encabece a esa importante corriente política en vías a la consecución de la presidencia de la República, porque cuando menos con ese anuncio se va a propiciar el escalamiento del rejuego político en el país, el cual debería de sostenerse durante tres años más, que son los que le faltan al actual sexenio gubernamental del país para su conclusión.

Esto es, previsiblemente, habrá extenso y abundante debate en el país por el adelanto de los tiempos electorales y por la intensificación y extensión del debate público. Esto es lo que podría ocurrir con el adelanto real de la competencia electiva por la Presidencia de la República para el periodo 2024-2030.

No conozco alguna declaración del presidente AMLO a ese respecto. ¿Estará él ya de acuerdo con lo que está pasando en el debate público? Incluso no ha habido alguna aseveración del senador zacatecano Ricardo Monreal al particular, máxime tratándose de un partidario disciplinado de ese partido, de Morena, aspirante asimismo él a la candidatura de Morena en vías al refrendo de esa tan importante posición en el sistema político mexicano, la de presidente de la República.

Pero, y esto tarde que temprano habrá de revelarse presumiblemente por políticos(as) que se hallan dentro del círculo más cercano al presidente de la República, del porqué tal o cual candidato salió con el premio mayor dentro de Morena en la sucesión presidencial. Como sea, con este anuncio del destape político, se habrían de recomponer las posibles alianzas partidarias en la sucesión presidencial, así como las alianzas políticas en general.

En tanto, las actividades en torno de la sucesión presidencial deberían, considero, guardarse para los tiempos que se fijan en el calendario electoral, haya o no prisas personales y/o partidarias por fijar imágenes entre el electorado y/o acarrear simpatías e intenciones de voto para quienes aspiren a ocupar cargos electivos.

 


Deja un comentario