REFUERZOS

Llegó. El anunciado plan de apoyo del presidente López Obrador para David Monreal, ya como gobernador y de Morena, por fin se dio a conocer. Para empezar, la seguridad saltó al primer lugar de atención, lo que dio un respiro sobre todo a los municipios. Eso sí, con la advertencia del primer mandatario de que el asunto se “va a tardar”.

El pago garantizado lo agradecieron maestros, burócratas y quienes transitan por el bulevar.

La que sí nadie se esperaba es que la 4T reviviera el proyecto de la presa Milpillas, que precisamente la Federación dio por muerto, pues al menos en el presupuesto para el próximo año no es tema. Pero, también lo dijo AMLO, lo primero es convencer.

Lo mismo con el Hospital de la Mujer en Fresnillo, que ya tiene edificio, equipo y muy bonito todo, nomás le falta personal y lana para pagar. Dinero que, hasta el momento, nadie sabe de dónde va a salir. Dicen que la intención es lo que cuenta, ojalá que no pasen otros cinco años.

INCÓMODOS

Y las protestas no se hicieron esperar. Por más policías de Seguridad Vial que resguardaron el Palacio de Convenciones, no se pudo evitar la llegada de manifestantes que exhibieron que pues en la Cuarta Transformación no es que todo sea amor.

Desde niños con cáncer hasta familiares de la enfermera Brillet, aún desaparecida, pasando por productores de frijol y taxistas que nomás fueron para hacer bola. Para contrarrestarlas, el ex diputado Omar Carrera armó su propio equipo de porristas y se los llevó a recibir al aeropuerto, mientras otro tanto se desplegó junto a los quejosos incómodos.

Pero para hacerle al cuento de que todo estaba perfectamente controlado, a algún genio de la Secretaría de Gobierno se le ocurrió vestir de Siervos de la Nación a sus trabajadores, ¡con todo y chalecos!, para hacerlos pasar por personal de Bienestar y sacarles los datos hasta a los niños con cáncer que exigían medicinas. Ni los obligados se la creyeron.

DESCONOCIDA

El alcalde Saúl Monreal le dio su desconocida a todos por igual, con eso de que temprano en la mañana lo único que se sabía es que Fresnillo no había sido incluido en ninguno de los eventos de la visita presidencial, a pesar de los pesares.

Y así, el menor de los Monreal barrió de arriba para abajo. Que la fiscalía de Francisco Murillo ya avanzó: pasó de contadora a identificadora de muertos. Que qué andarán haciendo el magistrado presidente Arturo Nahle y sus jueces. Que nadie conoce al nuevo secretario de Seguridad, Adolfo Marín. Total, que de mal en peor.

Con ocho colgados y el municipio exhibido entre los más violentos del país, la nota se hizo nacional, en especial porque, bueno, con el ex góber Alejandro Tello era comprensible, pero ¿en la nueva gobernanza? No faltaron los chismosos que se preguntan: ¿pues ahora que traerán los hermanos, Saúl y el gobernador David?

NO ESTÁN

A ver qué dice la oposición región 27 que tenemos en Zacatecas. ¿Seguirá con su discurso de que se ha castigado al estado? ¿Tendrán algo más que no le importamos al presidente López Obrador? ¿O de plano se darán por moralmente derrotados?, porque al menos ayer casi todos pasaron de la exigencia a los buenos deseos.

Y es que, al menos del bando de la 4T, ya lo dijo AMLO: “David no está solo”. ¡Una buena!, después de que, recordará usted, el ahora gobernador ha dicho de arriba para abajo y viceversa, a unos y a otros, precisamente eso: que alguien le eche la mano, por favor. Ahora ya nada más falta que lo hagan… los de la nueva gobernanza.

Por muy buenas intenciones que se presuman, si el equipo sigue sin estar en lo que debe de estar, pues ahí nos van a hallar.


Deja un comentario