CUQUIS HERNÁNDEZ/NTRZACATECAS.COM
CUQUIS HERNÁNDEZ/NTRZACATECAS.COM

JEREZ DE GARCÍA SALINAS. Debido a que los índices de mortalidad incrementaron con la pandemia de COVID-19, el ayuntamiento propuso ante el pleno, en sesión ordinaria, la aprobación para el cambio de uso de suelo de un predio de 4 hectáreas en el Rancho San Isidro, fraccionamiento Don Durito, para abrir un nuevo panteón.

Luego de dar lectura a la solicitud, derivado de un estudio previo por parte de algunos miembros del Cabildo, el secretario del ayuntamiento Marco Duarte detalló que de tres propuestas, encontraron que la idónea fue la ubicada en el Rancho San Isidro, donde el ayuntamiento tiene reserva territorial.

Además, el espacio es el idóneo para la sepultura, por lo que la propiedad ubicada a la salida a Fresnillo, únicamente requería de la aprobación para darle cambio de uso de suelo “condicionado para inhumación”, toda vez que los panteones de la ciudad ya no tienen más espacio ante el gran número de muertes que causa la pandemia.

Derivado de un informe, se explicó que se evaluaron tres polígonos distintos para elegir el más apto: el primero fue un aledaño al panteón de La Soledad, del que, sin embargo, requerían realizar estudios técnicos y la aprobación de varias instancias federales y estatales que representaban costos que ascendían a los 700 mil pesos y varios meses de trámites.

Un segundo polígono era el Rancho La Joya, que se utiliza para recreación y deporte, pero es inevitable meter una red de distribución de agua de mil 600 metros, además de que no tiene certeza jurídica, lo que les llevaría entre seis y ocho meses resolver.

Por ello, consideraron que la mejor propuesta es la del Rancho San Isidro cuyo estudio de impacto ambiental solo costará de 25 a 30 mil pesos y el ingreso del proyecto ante la Secretaría del Agua y Medio Ambiente (SAMA) será de 8 mil pesos y construir una red de distribución de agua en tan solo 400 metros, además de que es propiedad del ayuntamiento.


Los comentarios están cerrados.