Eduardo Valencia
Eduardo Valencia

Como en Botica

 

“El mal del puerco” hizo estragos en la sesión de la 64 Legislatura, donde se dieron amenazas, fuego cruzado, ventaneadas y hasta se habló de “pasados de lanza”; sin dejar de lado a los ingenuos, hipócritas, y fariseos, pero, en puerta, su intercambio de regalos.

11:58 horas y nada, bueno, sólo los efusivos abrazos a la petista, Ana Luisa del Muro por parte del perredista, Gerardo Pinedo y de su compañero de bancada, Xerardo Ramírez, quien, al tiempo, le arreglaba la corbata a un sujeto.

Los trabajadores de la Legislatura hacían señas y tocaban su reloj. A las 12:17 horas, la Aliancista y presidenta de la mesa, Susana Barragán, preguntaba si había quorum.

Ana Luisa andaba de curul en curul portando un vasito de unicel, para que los diputados sacaran un papelito, aunque papelitos son los que suele hacer.

Se decía que hacía una rifa tipo 4T; que si eran los números de una tanda; o alguna vital votación, pero resultó que era para un intercambio de regalos, ya que preguntaba al naranja, Enrique Laviada, “entonces qué quiere que le regale”.

La recién ungida diputada, Martha Elena Rodríguez, llegó con muletas y no para capotear, sino para apoyarse porque traía lastimado un pie, el izquierdo, por cierto. El panista Guadalupe Correa preguntó qué pasó, a lo que la Aliancista soltó el clásico: “di mi mal paso”.

Ya cada diputado portaba un moño naranja, aunque siempre se ponen los suyos. 12:19 horas y ya había 16 diputados, pero la que no perdía el tiempo era la morenista, Priscila Benítez y su yogurt fue testigo.

¿No hay?, se preguntaba. Falta uno, vayan por uno, decía la priista Refugio Ávalos, pero a las 12:24 horas había bajado a 13 la cuenta de diputados.

“Vayan por uno”, insistía la priista. Susana, desde su silla de presidenta de la mesa, ya estaba entre bostezos y tragos de café. Llegó Maribel Galván de Morena, quien ya tenía formadas en su curul una mandarina, una manzana y una naranja.

12:34 horas, primera llamada, primera. Arribaron en paquete Humberto de la Torre, del Verde, Ernesto González y Violeta Cerrillo de Morena porque ya se había ido el PG.

Ernesto tomó su papelito, que al cabo ni le gusta. Se dio paso a los 21 puntos del orden del día y Cuquita planteó que para el 2022 el cobro de placas vehiculares fuera subsidiado en su totalidad a los propietarios de vehículos que ya cuentan con sus placas y que están al corriente.

No sin antes comentar que ojalá el tema no se vaya a la congeladora ni que sea pretexto para polemizar.

Planteó que la suma de conceptos eleva las cifras en comparación con otros estados, así es que se orilla a la ciudadanía a buscar en otro lado lo que su entidad no brinda. El tema se fue a dormir el sueño de los justos porque se accionó la aplanadora.

Cuquita volvió por sus fueros, pero anticipando que con el apoyo y respaldo de mis compañeros también se va a ir a Comisiones: exhortó al presidente de la República para que revoque el acuerdo con relación a proyecto de obras consideradas de interés público y seguridad nacional.

Dicho y hecho, fue debidamente bateado. Se habló de embarazos en niñas y adolescentes y diversidad sexual.

El priista José Juan Estrada, quien de entrada deseó un “feliz thanksgiving”, habló de la necesidad de instalar antenas repetidoras de señal y acceso a telefonía celular e internet en la carretera federal 54 en el tramo Concha del Oro-Villa de Cos.

Muy políglota, pero se encontró y tropezó con “preservación”, así es que no atinaba con “preseveras”, “preseve” y, bueno, el tema pasó por unanimidad, pero los morenos traían bajo la manga una reserva y se fue a Comisiones.

Sobre el particular, Xerardo Ramírez enarboló el beneficio de las comunicaciones, “incluso, ahorita, el 80 por ciento de mis compañeros está frente a su celular”; los “naaa”, “buuu” y “mmm”, no se hicieron esperar, a lo que el petista señaló sonriente que seguramente están comunicándose a su oficina o con sus electores.

“No es ventanearlos, sino ver la importancia de la conectividad”. Y comenzó a circular el pastel, había que conmemorar el día de la no violencia, seguramente. Tema que resaltó Xerardo, no sin antes externar que no se emocione Laviada porque venimos con distintivo morado… “naranja”, le gritaron, ¡ah!, sí, naranja, dijo el petista.

La Verde Ecologista Fernanda Miranda abordó el tema de la lactancia materna y subió a tribuna con todo y su bebé; repartió camisetas alusivas y se suspendió la sesión para que, todos ataviados, se tomaran la foto.

Y como para lo que sí son puntuales los diputados, se marcó receso porque había que comer.

Ya de regreso, se enfrascaron en sus tradicionales dimes y diretes. Cuquita dijo al Cepillo que la decepcionaba de gran manera, ya que quienes sacan facturas falsas y enarbolan el acceso a la información están de acuerdo en ocultar información escudándose en la seguridad nacional. Reconozcamos que nos está quedando grande el puesto.

Y, bueno, como al petista Cepillo Figueroa, Laviada le había llamado ingenuo, así como fariseos a todos los oficialistas, el de Loreto se engalló y dijo que participaría para darle a dos pájaros de una pedrada, así es que “no soy torpe, aunque haya quien lo crea, pero no hay ocultamiento de información”.

A nosotros, dijo, nos interesa que el estado mexicano retome la conducción del país y en la segunda mitad del sexenio se consolidará el crecimiento económico.

La priista Gabriela Basurto pidió un minuto de silencio por las mujeres que han muerto por violencia, misma que ha dañado en todos los aspectos. Por cierto, “los cárteles no se pasan de lanza o qué querían, que en lugar de ocho colgados fuera uno, no basta con decir que se les pasó la mano”.

La verdad, nos dio esperanza lo planteado por el presidente y ojalá quede en hechos y recursos. Vimos que el presidente sabe mejor que el gobernador lo que pasa en Zacatecas; traía agenda completa y no me dio gusto que el gobernador no trajera completos los datos, sentenció.

El Cepillo retomó y dijo que no le quiero decir botarga… a mí, en el día de la no violencia, dijo Basurto, a lo que el Cepillo clarificó que a Laviada. “Desenmascárense, de usted dependerá y hasta donde quiera llegar”.

Basurto sostuvo que la 4T trasgrede la norma y usted, diputado, dijo a Ernesto, estudie; mi respeto es para todos, menos a uno que tiene que estudiar. Su advertencia no me agradó, refirió al Cepillo, “tal vez el mal del puerco ya hizo sus cosas”.

Laviada arremetió y sentenció que si quieren ver traidores a la Patria, véanse a sí mismos. Sólo sé que todos, los que llegaron del PRI y los que ya estaban en Morena, con el tiempo, se van a tragar sus palabras.

Al tiempo que Cuquita le decía a Ernesto que el día que su actuar y discurso estén empatados, otra cosa será…


Los comentarios están cerrados.