DE VOLUNTAD

Nos esperamos, pero la decepción más grande de la ya concluida visita presidencial definitivamente fue el “yo te aviso” para la federalización de la nómina del magisterio. El problema pasó de la urgencia, en el inicio de la administración, al mutis a la mera hora de los trancazos.

Para empezar, porque no fue el gobernador David Monreal el que recordara al presidente López Obrador el pendiente con Zacatecas, sino que éste se le dejó a una reportera, seguramente en una de esas ideotas de los ni lúcidos ni lucidos de Comunicación Social.

Así, la respuesta fue que hay condiciones, nomás que de buena voluntad no se pagan los 2 mil millones de déficit del estado. Lo peor, comentan los venenosos, es que AMLO todavía le puso sal a la herida, pues no se le pasó presumir que el buen trato se lo llevó antes (mucho antes, por cierto), Michoacán. Eso sí dolió.

 

EJEMPLARES

Otra de las desconocidas en la mañanera fue la del presidente López Obrador en cobros por minas. Con la bateada para la nómina magisterial, quizá al mismo genio comunicador se le ocurrió que entonces la buena era preguntar por ¡los impuestos a las mineras! Al fin, de algún lado tendrá que salir la lana, ¿no?

Así como no queriendo, se planteó el “tema de la minera” (sin nombres) y “el proyecto para aplicación” (lo que sea que eso signifique). Todo para otra vez encomendarse a la buena voluntad, porque en la 4T estas empresas, y en especial las canadienses, pagan, ayudan, invierten y que, si no lo hacen, es porque quizá no están informados, no por maldad.

En un revés a todo lo antes dicho por el gobernador, AMLO aclaró que las mineras sí cumplen con el impuesto ecológico, según hasta el propio Monreal Ávila. Y así todos felices, cual Justin Trudeau.

 

DE MAL EN PEOR

Como que ya se nota alejamiento con los medios de comunicación, ya que ninguna radiodifusora comercial se colgó de la señal del Sizart para transmitir la gira presidencial.

Le hicieron el vacío, cuando era clásica la “cadena nacional”, pero son otros tiempos. Por cierto, tal vez no se quisieron arriesgar, porque la trasmisión del Sizart estuvo de mal en peor. Su culmen y muestran de qué están hechos, ¡lástima!

Desde que llegó la nueva gobernanza, muy originales que son, trasmitían a diario “la mañanera” y ahora que fue en casa se les hizo bolas el engrudo. Su prueba de fuego y ni siquiera supieron prender el cerillo. Tal vez el nuevo director sigue odiando a la marca Monreal, como cuando era sirviente de otros. ¿Saaabe?

 

HAY MÁS

Un nuevo escándalo saltó en el Congreso del Estado, cortesía (va de nuevo) de Ernesto González. Todavía sin aclarar la Estafa Legislativa, ahora resulta que los directivos les aprendieron bien a los ex diputados y también hincaron el diente. Cada seis meses se llevaban un “bono”, pero nomás poquito, de como 100 mil pesos y ya.

Al estilo de la senadora Soledad Luévano, el de Morena no dudó en meter la espina de que, además, estos pagos se daban “para que no trascendiera el desaseo (por no decir cochinada) de la pasada Legislatura”. Porque apoco los diputados no se habrán enterado.

Y a propósito de misterios sin resolver, fueron precisamente los señalados en la Estafa Legislativa los que se llenaron la boca y el Facebook en porras para AMLO y la Cuarta Transformación. Así salieran para aclarar Omar Carrera, Héctor Menchaca, Mónica Borrego… ¿No mentir, no robar y no traicionar al pueblo?

 

PARA ATRÁS

El vestíbulo de la Legislatura se vistió de naranja, pero no por MC, sino de mujeres. Se dio paso al simposio “La erradicación de la violencia contra la mujer, tarea de todas”, encabezado por la diputada del PES, Zulema Santacruz.

Ahí se dijo que la idea es que las que vienen detrás estén más preparadas y más poderosas, así como que no haya marcha atrás para no seguir conmemorando días por feminicidios.

América Arellano, Elvia Chavarría, Sara Ortiz y Verónica Aguilar, en una sola voz, lanzaron un muy fuerte: calladas o morir, o hablar y morir. “Tenemos derecho a vivir libres de violencia”, reclamaron. Y lamentaron que no haya políticas institucionales, sino sexenales.

Aseguraron que, en el contexto de violencia en Zacatecas, las mujeres se llevan la peor parte, mientras que a la esfera del poder llegan los agresores. ¡Ups!


Los comentarios están cerrados.