EL FINANCIERO
EL FINANCIERO

La Organización Mundial de la Salud (OMS) designó a B.1.1.529 como una variante de COVID preocupante, denominada ómicron. Esta decisión se basó en la evidencia de que tiene varias mutaciones que pueden tener un impacto en cómo se comporta, por ejemplo, en la facilidad con que se propaga o la gravedad de la enfermedad que causa.

El organismo de salud de la ONU advirtió que la nueva variante del coronavirus, que ya registra su expansión por Europa en al menos seis países al 29 de noviembre, podría provocar olas de contagios de “consecuencias graves”, en medio de señales de que hace que el virus SARS-CoV-2 sea más transmisible.

Científicos de Sudáfrica, donde se detectó por primera vez la nueva cepa de COVID, dijeron que parece que se propaga más fácilmente, pero que las vacunas existentes probablemente protejan contra enfermedades graves. Para la OMS no está claro si la variante es más transmisible.

Transmisibilidad de ómicron

Aún no está claro si ómicron causa una enfermedad más grave o sea más transmisible en comparación con las infecciones con otras variantes, incluido Delta. Los datos preliminares sugieren que hay un aumento de las tasas de hospitalización en Sudáfrica, pero puede deberse al aumento del número total de personas infectadas, más que al resultado de una infección específica, dijo la OMS.

“Actualmente no hay información que sugiera que los síntomas asociados con Ómicron sean diferentes de los de otras variantes. Las infecciones inicialmente se produjeron entre estudiantes universitarios (personas más jóvenes que tienden a tener una enfermedad más leve), pero comprender el nivel de gravedad de la variante Ómicron llevará de días a varias semanas”, informó la OMS en un comunicado.

Efectividad de las vacunas

La OMS dijo que se está estudiando la efectividad de las vacunas para la nueva variante, pero agregó que estas “siguen siendo fundamentales para reducir las enfermedades graves y la muerte, incluso contra la variante circulante dominante, Delta. Las vacunas actuales siguen siendo eficaces contra las enfermedades graves y la muerte”.

El organismo de salud de la ONU está trabajando con socios técnicos para comprender el impacto potencial de esta variante en nuestras contramedidas existentes, incluidas las vacunas. Las pruebas de PCR ampliamente utilizadas continúan detectando infección, incluida la infección por ómicron, como también hemos visto con otras variantes.

En la actualidad, la OMS se está coordinando con un gran número de investigadores de todo el mundo para comprender mejor ómicron. Los estudios que se están llevando a cabo actualmente o que se realizarán próximamente incluyen evaluaciones de la transmisibilidad, la gravedad de la infección (incluidos los síntomas), el rendimiento de las vacunas y las pruebas de diagnóstico y la eficacia de los tratamientos.

Algunos países, incluidos Japón e Israel, se apresuraron a cerrar sus fronteras a todos los viajeros extranjeros, mientras que otros, como el Reino Unido y los países de la UE, aplicaron la cuarentena para los viajeros de Sudáfrica y países vecinos después de que la OMS designó a ómicron como una variante motivo de preocupación el pasado 26 de noviembre

Texto y foto: EL FINANCIERO


Los comentarios están cerrados.