Luis Ernesto Olvera Rosas
Luis Ernesto Olvera Rosas

Geotermia, así funciona

 

Produciendo geotermia. La tecnología para la exploración de energía geotérmica es similar a la de minerales y muy cercana a la localización de agua.

Para la exploración de campos geotérmicos, se emplean las siguientes técnicas:

La exploración superficial permite delimitar las zonas donde existe presencia de aguas termales y gases emanados en zonas de fracturas de las rocas, provenientes del calentamiento del agua en un proceso de convección, al acercarse a zonas volcánicas o graníticas subterráneas.

La geoquímica es fundamental para conocer si, con la presencia de elementos traza, estas aguas y gases se basan en la presencia de flujos de CO2, H2S y CH4 mediante monitoreo de sensores infrarrojos.

Se utilizan geotermómetros Na/K para el tipo de fluidos y conocer esta relación y otras con geotermómetros trazadores y el tipo de isotopía (isotopos existentes) que se presenta.

La geofísica se aplica para determinar las condiciones del subsuelo, donde se han realizado estudios en superficie y delimitado las zonas con posibilidades de producción. Permite explorar hasta más de 1000 m de profundidad. Se utilizan métodos de resistividad, magnetismo, gravimetría y sísmica.

Los resultados de estudios geofísicos permiten calcular la perforación para explorar las distancias en que el factor vapor–líquido (agua caliente) mezcla de vapor y líquido, es el propicio para impulsar las turbinas.

Con todos estos trabajos geológicos se inicia la perforación de los pozos de producción, lo que permite que lleguen a superficie en fase líquido–vapor, a temperaturas a más de 150 grados.

Entonces, se construyen centrales que operan con principios análogos a los de una termoeléctrica tipo vapor; excepto en la producción de vapor, que en este caso se extrae del subsuelo. La mezcla agua-vapor que se obtiene del pozo se envía a un separador; el vapor ya seco se dirige a la turbina donde se transforma la energía cinética en mecánica y ésta, a su vez, se transforma en electricidad en el generador.

El paso siguiente al salir de los pozos: se utiliza un separador, mediante el cual se desprende una mezcla de sus componentes principales, sin importar su tipo. Las mezclas pueden ser del tipo: líquido-gas, sólido–líquido.

Posteriormente, se transporta a unas tuberías, llamadas vaporductos y se envía para poner en funcionamiento una turbina, conectada al rotor del alternador que, al girar, transforma la energía mecánica en electricidad alterna, que se transmite al transformador. Éste aumenta el valor del voltaje y envía a la red de distribución.

El vapor que sale de la turbina se vuelve a convertir a estado líquido en un condensador, mientras que los gases no condensables presentes en el vapor subterráneo se dispersan en la atmósfera tras unos tratamientos específicos para reducir los principales contaminantes, como el sulfuro de hidrógeno y el mercurio (plantas de reducción de mercurio y sulfuro de hidrógeno, AMIS).

Una torre de enfriamiento permite refrigerar el agua producida por la condensación de vapor. Es en ese momento cuando el agua fría se utiliza en el condensador para bajar la temperatura del vapor, o se reinyecta en las rocas profundas gracias a los pozos de reinyección, para iniciar un nuevo ciclo de producción de energía renovable (Enel Green Power).

La geotermia es un gran recurso energético que México puede desarrollar a un futuro cercano. Lo daremos a conocer en la próxima entrega.

 

No le falló. Antes de entrar a la discusión de la gira del presidente López Obrador, conozca la hipocresía de quienes han criticado al secretario de la Defensa Nacional, en su reciente discurso. Usted recordará estas palabras ¿quién las dijo?: “Desde mi perspectiva, en mis 54 años de servicios entregados a la patria y a esta institución, nunca un presidente de la República había demostrado tanta sensibilidad, comprensión y atención a las necesidades urgentes e importantes para el servicio de las fuerzas armadas, como usted lo ha hecho.”

Seguro no se acordó, pero fue el de tristes recuerdos, el general Cienfuegos, en la etapa de Peña Nieto. Así como él, todos los secretarios de la Defensa han dicho loas a sus presidentes, sean Fox, Calderón o Salinas. Una diferencia sencilla, con Cresencio Sandoval es hablar de un proyecto; la Cuarta Transformación.

AMLO derrumbó los rumores de la supuesta fata de atención al gobierno de David Monreal.

Vino de gira y en su Plan de Apoyo a Zacatecas se comprometió a reforzar la seguridad que existe en el estado. Luis Cresencio Sandoval, Secretario de la Defensa Nacional, informó que para 2022 y 2023 se tiene previsto la instalación de nueve cuarteles de la Guardia Nacional. Ante la situación de inseguridad que atraviesa la entidad, se desplegarán mil 954 elementos del Ejército, así como mil 644 integrantes de la Guardia Nacional y tres helicópteros artillados.

Rosa Icela Rodríguez, Secretaria de Seguridad y Protección Ciudadana, mencionó que Zacatecas, en 2022, recibirá 193 millones de pesos del Fondo de Aportaciones para la Seguridad, lo que representa un aumento del 3.8 por ciento, en comparación con 2021.

Para tranquilidad de los maestros, también brindará el apoyo para el pago atrasado de sus salarios y prestaciones y la inclusión del manejo federalizado de la nómina magisterial, seguramente, al conocer los malos manejos que de estos sagrados recursos pudieron hacer los secretarios de Finanzas de gobiernos anteriores.

La tarea para el gobernador zacatecano no está fácil, el esfuerzo para recomponer la economía de los habitantes de la entidad será ardua.


Los comentarios están cerrados.