Ana Lilia González Moncada
Ana Lilia González Moncada

Internet de las Cosas en 2021

 

Millones de objetos conectados digitalmente con funciones ligadas a las tecnologías de la información y comunicaciones, son algunos de los avances más significativos que han dado origen al “Internet de las Cosas” (Internet of Things IoT).

Este concepto fue acuñado por el británico Kevin Ashton, directivo de Procter & Gamble, en 1999 y se refiere a una red que va mucho más más allá de la simple conexión entre las personas para extenderlo a los objetos que las rodean, con la finalidad de mejorar sus funciones y crear mejores experiencias para los usuarios.

Bajo este principio, los dispositivos IoT se conectan y comunican entre sí con un proceso denominado “máquina a máquina” utilizando cualquier tipo de conectividad como cable, WiFi, bluetooth, señal infrarroja u otro, sin la necesidad de intervención por parte de humanos.

El objetivo de esta interconexión es recabar y transmitir datos, ya no solamente entre computadoras portátiles, de escritorio, celulares o tabletas, sino con otro tipo de objetos o dispositivos que tradicionalmente no están habilitados para Internet, pero que al integrarlos a la tecnología pueden comunicarse a través de la web y controlarse a distancia.

Otro de los propósitos consiste en recolectar información sobre los hábitos, gustos y preferencias de los usuarios para ofrecer servicios a la medida de sus necesidades.

Con base en las estimaciones de Statista “se prevé que el número de dispositivos conectados (Internet de las cosas) casi se triplique a nivel mundial durante los próximos años, según los datos facilitados por Transforma Insights. De esta forma, se pasaría de aproximadamente 8.740 millones en 2020 a más de 25.400 millones en 2030” (Fernández, 2021).

La misma fuente refiere que el gasto mundial en el Internet de las cosas (IoT por sus siglas en inglés) previsto para 2020 rondaría el billón de dólares estadounidenses en 2022, de cumplirse las predicciones realizadas por IDC. Este valor representa un incremento de más de 250.000 millones con respecto a la cifra prevista para 2020. (Fernández, 2020)

Algunas de las aplicaciones más conocidas y exitosas del Internet de las Cosas consisten en convertir un hogar en inteligente smart home, ya que es fácilmente accesible a los usuarios, particularmente los que viven en Estados Unidos y Reino Unido. Amazon Echo, Google Home y el Apple HomePod, son algunas de ellas, pero hay una cantidad significativa de aplicaciones en el mercado que se pueden controlar con estos dispositivos a partir de la voz de los usuarios, conectando su vida más que en otro tiempo. (Esic, 2018)

Para que estas aplicaciones funcionen se recurre a la inteligencia artificial mediante el uso de chatbots.

Otros usos exitosos de IoT son los relojes, pulseras o gafas inteligentes -conocidos como wearables- para la interacción con el entorno e incluso para medir el rendimiento en la actividad física o de salud. O por ejemplo los smart glases que permiten visualizar información en realidad aumentada.

En el sector industrial y de la manufactura se ha implementado el uso de sensores IoT, inteligencia artificial y los wearables que tienen impacto significativo en reducir los tiempos de procesos, mejoras en la seguridad de los trabajadores entre otros, que impactan directamente en la reducción de costos y, por ende, incrementan sus beneficios a mediano y largo plazo.

El Internet de las Cosas tiene una aplicación importante en la transformación de las ciudades, lo que se conoce como Ciudades Inteligentes, resolviendo problemáticas como la congestión del tráfico vehicular, la delincuencia y la contaminación, que son algunos de los principales objetivos de este tipo de proyectos.

Otros ejemplos son los coches conectados equipados con acceso a Internet y sensores de movimiento, proximidad y cámaras, la tecnología de riego con aspersores inteligentes para la agricultura, los servicios públicos y el suministro de energía en las grandes ciudades.

Avances que simplifican la vida de las personas, no obstante, es importante se tenga presente que estas aplicaciones recaban y comparten una gran cantidad de información personal de los usuarios con la finalidad de generar soluciones a la medida,  por lo cual es necesario que cada usuario esté debidamente enterado en todo momento del uso y destino de estos datos para evitar vulneraciones a su privacidad.

 


Nuestros lectores comentan

  1. ALEJANDRO RUVALCABA ARAIZA

    Excelentes datos informativos, estamos envueltos en un mundo de inteligencia artificial, como se comenta debemos ser cuidadosos de los datos personales que proveemos cada cosa, equipo y/o aplicación, por el riesgo se daño en nuestra privacidad, gracias por compartir.