ARRANCAN

Y arranca la revisión del presupuesto. El secretario de Finanzas, Ricardo Olivares, entregó a la Legislatura el Paquete Económico 2022 que, según los chismosos, prevé unos 33 mil millones de pesos, todavía prácticamente colgados de la Federación. A expensas de la voluble 4T.

Para este martes, adelantaron los diputados, se prevé la lectura de la propuesta en la sesión legislativa, si es que no se les traba, como ya es costumbre. Y aunque cuentan los chismosos que no se tienen a la vista nuevos impuestos, sí viene la mira puesta en el de nóminas y para las plataformas digitales, un proyecto en el que varios intentaron, sin alcanzar.

Además, siguiendo el éxito que ya tuvo el ahora alcalde Jorge Miranda, Olivares Sánchez confirmó que habrá refinanciamiento de la deuda, aquella vía a la que tanto le echaron los de Morena.

Pero a lo que atentos están todos es a lo mero bueno: la austeridad a la nueva gobernanza. Que no se olvide que amor con amor se paga.

REVOLCADA

Bien dicen que la vida da muchas vueltas, pero a los de la nueva gobernanza las que les han tocado son revolcadas. Tal cual lo predijo el ex góber Tello, en la administración guinda quieren revivir la presa Milpillas, ahora con el visto bueno (aunque no el dinero) del presidente López Obrador.

Comentan los que anduvieron que ahora será a la secretaria de Gobierno, Gabriela Pinedo, a la que le tocaría arreglar todo aquello que como diputada se encargó de azuzar. Y es que, después de la experiencia de Jehú Salas, ¿qué podría ser peor?

Otro al que advierten ya le vigilan el colmillo es al senador José Narro. Hasta que, como en la mina Peñasquito, el alto se lo marcó el mismísimo jefe de la Cuarta Transformación. Lo malo es que, cuando el legislador quiso arreglar, ya no le hicieron caso. Será que, como reza el dicho: “se les pasó la mano”.

QUEBRADO

Una vez bien agitado el avispero (como le gustan a la nueva gobernanza), el director del Issstezac, José Ignacio Sánchez, salió con su respectivo guión para repetir que el instituto está en quiebra (notición), que está plagado de anomalías y observaciones (¿apoco?) y que la culpa la tiene la herencia maldita (va de nuevo). Todo eso para avisar que ya no van a pagar aguinaldos, sin decir directo que ya no van a pagar aguinaldos.

Sánchez González se agarró de que en tiempos de Alejandro Tello, Miguel Alonso y Amalia García, los líderes sindicales (ésos que no son del contento de la 4T región Zacatecas) solaparon el reparto de la prestación. Nomás que ahora (haga cuenta de cuántos años después), la ASE aclara que no era obligación. ¿Ilegal y también inmoral? Todo, sin una sola denuncia de por medio.

Por lo pronto, se avizora que las calles seguirán colapsadas, ya sea por los tardíos adornos, las lentas obras o si no es una, es otra manifestación.

ASÍ NO ERA

Dicen los que saben que cuando se toca uno la nariz al hablar es que está mintiendo, pero no creemos (¡no lo creemos!) que sea el caso de David Monreal, ya que en su mañanerita vehicular se tocó la nariz cada cinco minutos, pero a lo que se vio, se trata de un resfriado, ya que portaba su pañuelo en la mano izquierda.

Hace frío, eso que ni qué. Lo malo para los trabajadores de la nueva gobernanza es que anunció que ya no habrá galletitas en las oficinas, menos de esas de a 2 mil pesos la caja, ¡ups!, ¿pues de qué sabor son? ¿Con qué se comen?

Así es que, en su mensaje vehicular, de alrededor de 13 minutos, moviendo su pañuelo blanco como en son de paz, aseveró que (seguro patinó) “vamos a tapar toda la corrupción e impunidad”.

¡No! De lo que se trata es de destapar la cloaca y combatir la corrupción e impunidad, ya que para taparla estuvo Tello y lo hizo muy bien. Ahora lo que se espera es que se erradique, pero igual y se le fue.

CON TODO

Las que ya se andan dando con tubo son las candidatas a dirigir a los poco más de 3 mil militantes del PAN. Verónica Alamillo, quien ya se erige como la oposición en la contienda, argumenta que se ha sentado con los altos mandos panistas, pero que luego, luego, pidieron cheque para respaldarla.

¡Fuertes declaraciones! O sea, como dice el clásico, la cúpula panista “quiere pago por evento”. No entienden, están viendo lo quemados que quedaron los otrora diputados federales por Lozoya y siguen con de dónde sacan raja. Así es que Alamillo va sola, pero confía en que la tropa panista le dé su respaldo.

Y por el lado oficialista, Maritere García dice que va en caballo de hacienda y ha dejado ver que cuenta con el apoyo irrestricto de ladymetro, aunque esa no es garantía, ya que hasta su triunfo como dirigente panista estuvo más que cuestionado.

Además, no hay que perder de vista que Maritere cuenta con el respaldo de su tío Juaniño García Páez, pero, sobre todo, que es íntima de la doctora Cristina. ¿A qué amo servirá?


Los comentarios están cerrados.