EL FINANCIERO
EL FINANCIERO

La Secretaría de Economía está cargando su cañón arancelario en caso de que los senadores estadounidenses aprueben el plan de créditos fiscales de Joe Biden para coches eléctricos “Made in USA”.

La titular de la dependencia, Tatiana Clouthier, advirtió que el gobierno mexicano tomará “todo tipo de represalias”, incluyendo aranceles, si la propuesta, que forma parte del Build Back Better Act de Biden recibe luz verde en el Congreso.

“Estamos evaluando todo tipo de represalias (…). Tomaríamos represalias comerciales”, declaró la secretaria en conferencia de prensa.

La funcionaria añadió que, considerando que ya se ha respondido con aranceles a golpes comerciales por parte de Estados Unidos, “tendríamos que plantear algo muy importante y estratégico para que, en aquellos productos, en aquellos lugares donde también duele, hacia el otro lado, dar tiros de precisión para que las consecuencias se sientan”.

Clouthier señaló que, de ser necesario, se iniciará otro proceso de consulta bajo la letra del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), el cual podría desembocar, si no se llega a un acuerdo, en un panel de resolución de controversias.

“En términos del T-MEC, iniciaríamos los procesos que hemos seguido en otros casos. No se vale que estemos jugando a somos socios cuando me conviene y, cuando no, te aplico por la vía oscura”, dijo.

De iniciarse este proceso, se haría en paralelo al que ya se inició en agosto, también con Estados Unidos, por un desacuerdo en la interpretación de las reglas de origen para exportaciones automotrices.

La dependencia también advirtió que acudirá a la Organización Mundial del Comercio (OMC) de ser necesario, pues la propuesta ha causado tensión tanto con México como con Canadá y una veintena de países más, entre ellos Alemania, España, Japón y Corea del Sur.

“Es un tema que estaremos evaluando con nuestros socios también en la OMC (…), Hemos visto que esta es una medida que podría llegar a resultar contraria a las obligaciones de Estados Unidos en la OMC”, adelantó la subsecretaria de Comercio Exterior, Luz María de la Mora.

El Senado estadounidense planea votar la propuesta en la semana del 13 de diciembre. La Secretaría de Economía aprovechará los 10 días rumbo a la fecha para hablar con los legisladores de ese país y plantearles la situación.

“Tocaremos todas las puertas que tengamos que tocar, senador por senador”, aseguró.

La propuesta incluida en el plan de Biden contempla un aumento a los créditos fiscales existentes para la compra de coches eléctricos. Si el vehículo y su batería cumplen con un mínimo de contenido y mano de obra estadounidense, el crédito podría subir de siete mil 500 dólares a 12 mil 500 dólares. De aprobarse, el nuevo plan de créditos entraría en vigor a partir de 2027.

Tanto México como Canadá reclamaron por la propuesta, alegando que es discriminatoria y proteccionista, además de que contraviene las obligaciones de Estados Unidos con el T-MEC y la OMC.

El Build Back Better Act ya cuenta con el visto bueno de la Cámara de Representantes. Ahora le toca pasar por el Senado, donde le espera un camino más escabroso, aunque todavía existe la posibilidad de que se apruebe sin cambios al plan de créditos para coches eléctricos.

El sector automotriz es uno de los pilares de la economía mexicana. Contribuye casi cuatro por ciento al Producto Interno Bruto (PIB) nacional y una cuarta parte a las exportaciones. Además, proporciona empleo directamente a un millón de personas.

Clouthier citó estos datos para expresar la magnitud de la amenaza para la economía mexicana, alegando incluso que podría agravarse el problema migratorio por el impacto económico al sector.


Los comentarios están cerrados.