Manuel Ibarra Santos
Manuel Ibarra Santos

Convertido en un inédito fenómeno mediático de grandes repercusiones, Luis Donaldo Colosio Riojas, actual alcalde de Monterrey, surgido de las filas de Movimiento Ciudadano (MC), se ha colocado con fuerza en la ruta de lucha por la sucesión presidencial del 2024, en forma extraordinaria e inusitada, aun sin hacer campaña, considerado como uno de los tres políticos mejor calificado por los mexicanos. Por cierto, este joven personaje tiene excepcionales relaciones de amistad con algunos zacatecanos.

Todas las investigaciones y mediciones demoscópicas realizadas a la fecha, colocan (ya) al hijo del asesinado ex/candidato priísta a la presidencia de la República en 1994, en los tres primeros lugares de las preferencias ciudadanas, compitiendo palmo a palmo en popularidad con Marcelo Ebrard y Claudia Sheinbaum. Es un puntero de trayectoria limpia.

Es bueno preguntarnos, hoy, dónde se encuentran en el ánimo ciudadano, los aspirantes a la presidencia de la República, de origen zacatecano. ¿Cuál es la fuera popular que les respalda?

Es cierto que todavía es prematuro decidir en forma definitiva las candidaturas 2024 a la presidencia de la República, ya que los escenarios se estarán constantemente modificando.

Según la más reciente encuesta del periódico Reforma, cuyos resultados se publicaron la semana pasada, Ebrard registra entre la población en general una preferencia del 31% y Sheinbaum del 30%.

Por su parte, Colosio se muestra con un nada despreciable 27 por ciento del apoyo ciudadano (que podría seguir aumentando como la espuma) transformándose así en un singular fenómeno mercadológico y mediático que vende bien su imagen jovial, acompañado con su propuesta de hombre honesto, sensible y capaz.

Lo anterior quiere decir que Movimiento Ciudadano (MC) es el único partido nacional que aparece hasta el día de hoy con figuras colocadas en la ruta de la sucesión presidencial, altamente competitivos, para enfrentar con fuerza a los aspirantes de MORENA. Otras dos personalidades importantes son Enrique Alfaro y Samuel García, como quedó demostrado en la convención nacional de ese instituto político, celebrada en la CDMX este fin de semana.

En la lucha sucesoria por la presidencia de la República del 2024, figuran sólo dos zacatecanos, Ricardo Monreal y Rocío Nahle, que hoy hacen acto de presencia, con modestos apoyos de la ciudadanía, por lo menos hasta el momento. Falta mucho tiempo y esas tendencias podrían mejorar.

Según Arias Consultores, los aspirantes de MORENA mejor posicionados, en la percepción de la población en general, son los siguientes: Ebrard, 23.8%; Sheinbaum, 13.9%;  Tatiana Clouthier, 10.9%; Ricardo Monreal, 4.2%; y Rocío Nalhe, 2.0%.

El único opositor que les pisa muy de cerca los talones a los punteros morenistas es Luis Donaldo Colosio, con el 17.4% de las preferencias.

Por Movimiento Ciudadano, el más empoderado es Colosio con el 17.4% y le siguen Samuel García, con el 12.2%; Enrique Alfaro, 6.0%; Monreal, 5.7%; y Dante Delgado, con el 2%.

En el Partido Acción Nacional, el mejor posicionado es Ricardo Anaya, con el 11% por ciento de las simpatías ciudadanas, mientras que por PRI son Miguel Ángel Osorio Chong (7.3%) y Alfredo del Mazo (6.3%).

Es evidente que Luis Donaldo Colosio se ha revelado en este proceso como un “cisne blanco” poderoso, con enormes fortalezas, que puede aportar aires oxigenados a la sucesión 2024. Habrá que esperar los tiempos y conocer si él desea realmente participar.

En Zacatecas, Movimiento Ciudadano cuenta con el joven Jorge Álvarez Máynez, actual líder parlamentario de este instituto político en la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión, un político talentoso a nivel nacional, aliado de Enrique Alfaro, de Samuel García y de Luis Donaldo Colosio.

Será el diputado Jorge Álvarez, un actor protagónico en los siguientes procesos electorales, hombre leal y de absoluta confianza de Dante Delgado, al igual que su padre, Felipe Álvarez.

 

Sucesión adelantada

y los presidentes

La sucesión presidencial 2024 es una de las más adelantadas en el reloj de la historia política de México, proceso acelerado por el propio Andrés Manuel López Obrador, quien ha mostrado prisa por dejar amarrados los acuerdos que aseguren, lo antes posible, el puesto para quien será su sucesor o sucesora.

A qué obedece esa premura para adelantar la sucesión: ¿Serán acaso por cuestiones estratégicas, de seguridad nacional, de cálculo político, de vulnerabilidad, de incertidumbre y/o de salud personal?

De Plutarco Elías Calles, en 1929, a la fecha, nunca se había presentado una sucesión tan anticipada como ahora. De entonces, hasta el momento actual, habrán transcurrido en la vida de la Nación, la acción de 18 presidentes de la República.

A lo que debemos apostar todos es que Zacatecas en esta ocasión, ahora sí, salga bien librado, y no quede atrapado en las pugnas intestinas en esa lucha encarnizada por el poder público.

Sí el factor Colosio persiste, entonces, eso conducirá al reacomodo de las fuerzas políticas locales y nacionales.


Los comentarios están cerrados.