EL FINANCIERO
EL FINANCIERO

María Eugenia Plascencia, hija de Carmen Salinas, detalló las causas de la muerte de la primera actriz la noche de este jueves, cuando su presión bajó y respiraba con dificultad.

“Les agradezco el amor, el cariño hacia mi madre y sus oraciones. Ya no pudo mi mamá seguir, me fui a despedir de ella”, expresó a los medios de comunicación a las afueras de la funeraria ubicada en Félix Cuevas.

Con la voz entrecortada, Plascencia relató cuando los médicos que atendían a la también empresaria le avisaron a la familia la disminución de su presión, lo que finalmente le causó un paro cardiaco. Al acudir a verla por última vez, aproximadamente a las ocho de la noche, le dedicó un mensaje para despedirse.

“Le hablé y le dije: ‘Mamacita linda, sé que ya tienes que partir. No te preocupes por nadie de nosotros, ya vas a ir en paz con mi hermanito, con mi tío Chato y con tus papás, vete bien. Te vamos a extrañar mucho, pero tienes que descansar ya’”, relató María Eugenia en declaraciones replicadas en el programa Hoy. Finalmente tuvo que salir de la sala, por lo que no pudo estar en los últimos momentos antes de su último latido, cercanas las 11 de la noche.

un día de cumplir un mes internada en el hospital en estado de coma natural, luego de un derrame cerebral, la familia esperaba un milagro porque en los últimos días Carmen Salinas había mostrado signos de reacción, por lo que incluso María Eugenia había planeado ir a la Villa para agradecerle a la Virgen de Guadalupe.

Yo pensé que mi mamá iba a salir adelante porque respiraba por ella misma, empezaba a abrir los ojos, aunque obvio no me veía. Le hablaba y creo que sí me escuchaba, eso era lo último que estaba haciendo. Me tocó ver al terapeuta, le hacía su masaje y se ponía tensa. Le decía: ‘Carmelita, déjeme hacerle su terapia’”, afirmó.

Como era su voluntad, Carmelita descansará en el Panteón Español al lado de su hijo, Pedro Plascencia. De su madre, María Eugenia se queda con el respeto, cariño y amor que profesaba hacia las personas, pues ayudaba a quien pudiera sin condiciones ni recibir nada a cambio.

Asimismo, contó que anoche vio la escena en la telenovela Mi Fortuna es Amarte, actualmente al aire y para la cual fue reemplazada por María Rojo, en donde el personaje de su madre expresaba que viviría “hasta que Dios lo permita”.

Lo que son las cosas, es un papel en donde mi mamá se iba a morir con unas escenas muy fuertes. Y ya fue real después. Mi mamá nunca habló de la muerte, mi mamá siempre tenía ganas de vivir a pesar de que no tenía a mi hermano, a mi tío Chato, a sus papás, mis abuelos. Vivía por mí, por sus nietos, por sus yernos, por ustedes, por sus compañeros. Ella deseaba entregar más su trabajo”.


Los comentarios están cerrados.