REFORMA
REFORMA

PUEBLA. La Guardia Nacional endureció sus operativos en la autopista México-Puebla para evitar que trailers o cualquier vehículo dé «aventones» a los integrantes de la caravana migrante que proviene de Chiapas.

Ante esta circunstancia los migrantes bloquearon en su totalidad la carretera a la altura de kilómetro 82.

En al menos diez ocasiones que los indocumentados lograron subir a camiones con remolque o camionetas, fueron bajados más adelante con la advertencia a los conductores de no cometer un ilícito.

Con el sol a plomo y la negativa de la Guardia Nacional (GN) de avanzar mediante aventones, los migrantes enfurecieron y obstruyeron la autopista.

«Deja que suban a los camiones los niños, las mujeres, tengan piedad», dijo uno de los migrantes a los agentes.

Varios migrantes caminan con dificultad por los pies lacerados o el cansancio.

Los federales conminan a los indocumentados a despejar el único carril disponible al tránsito, que refleja una larga fila, de al menos 14 kilómetros.

Los migrantes que logran parar los camiones vacíos, ya sea de plataforma o de caja, se arremolinaban para abordarlo entre el caos que ocasiona el contingente en la autopista.

La totalidad de la circulación proveniente de Puebla está paralizada debido a la protesta.


Los comentarios están cerrados.